Moodle ha muerto. Larga vida a Edmodo

Bueno, realmente Moodle no ha muerto. El hecho de que lleve unas semanas viendo pasar las flores para su entierro y que ayer visitara mi calle el coche fúnebre que lo acompañará en su último viaje no pasa de ser una figura retórica inaplicable a la plataforma con más usuarios y mayor cuota de mercado. Pero, insisto, ayer vi pasar el coche fúnebre camino de su casa.

El coche en cuestión fue una entrada de Jeff Dunn, en Edudemic, con una serie de bonitos dibujos incluída una comparativa entre LMS (infografía preparada por Capterra). (Clicar sobre la imagen para abrirla y ampliarla).

Y lo que dice es que si consideramos el número de clientes (Edmodo es una plataforma Web 2.0) Moodle conserva el primer puesto por poco, pero blackboard y otros sistemas se van para abajo en favor de Edmodo.

Por supuesto, Moodle y Edmodo no soportan una comparación de sus respectivas características, pero, cómo señala Joel Heinrichs, refiriéndose a My Big Campus, es que no se trata de ver cuántas más posibilidades tiene un LMS.

Recogiendo el análisis de e-learning centre, lo que la infografía nos dice es que Moodle tiene 68.000 sitios y 60.000.000 usuarios, mientras Edmodo tiene 100.000 sitios pero sólo 10.000.000 de usuarios.

Así que, ¿qué pasa si comparo ambos (dejando de lado otros como SchoologyMy Big Campus que darán que hablar próximamente)? (1*).

Y lo que me encuentro es que Edmodo es mucho más sencillo (¿limitado?) que Moodle, que en efecto, como señala Karen Maginnis (en el foro de la nota 1) es como el Facebook de los LMS. Pero eso quiere decir que tiene dos virtudes básicas para que un profesor/a quiera utilizarlo: es bonito y es fácil.

Pero además descubro que recoge algunas de las características que le pido a un LMS. Por ejemplo, que el profesor no reproduce en el sistema el viejo modelo de cursos planificados y directivos, sino que más bien crea un entorno de discusión y genera un repositorio de recursos. Claro, eso lo permite Moodle, pero es que cuando el estudiante entra en Edmodo no encuentra el repositorio de recursos sino que encuentra su propio espacio que debe comenzar a diseñar. Es decir, cada estudiante encuentra su propio Entorno de aprendizaje personal (PLE) que irá diseñando a su gusto.

Es cierto que no incluye muchos de los recursos o extensiones de Moodle, pero simplemente porque no las necesita. Incluye los accesos directos a Google Docs, pero es que el resto de herramientas las selecciona el alumno de entre la oferta de la Web 2.0. Así, además de aprender, nuestro alumno no será un analfabeto digital que sólo utiliza un entorno diseñado y programado por otros, sino que adquirirá competencias en el uso de recursos que, una vez terminado el curso, seguirá teniendo a su acceso.

Total, no puedo alargar esta entrada. En breve, las virtudes de Edmodo:
– Es fácil (no requiere un curso para comenzar a utilizarse)
– Es atractivo (ufff)
– Es rápido (empecé a utilizarlo en segundos, a comprenderlo en 2 minutos)
– Me permite proporcionar recursos pero organizar el curso con mis alumnos de modo individualizado
– Le permite al alumno crear un espacio de aprendizaje personal, independientemente de estos sus pesados profesores
– Los alumnos terminan el curso adquiriendo de modo natural la competencia digital
– Con suerte, también adquieren alguna competencia idiomática

No creo que a las instituciones les guste Edmodo (no al menos a corto plazo). También defendieron a capa y espada crear los materiales con sus propios sistemas y en entornos cerrados sólo accesibles a sus alumnos y ahora muchas se van abriendo a los contenidos abiertos.

Hace años, un especialista en eLearning me decía que yo iba en contra de las tendencias dominantes (por ejemplo, contenidos XML generados automáticamente en bases de datos, o encapsulado de objetos de aprendizaje con Scorm, siempre en entornos cerrados con acceso bajo registro, o el Second Life). Pues sí, también ahora creo que algunas de las tendencias dominantes (Moodle, pizarras digitales interactivas, aulas de portátiles de los centros para los alumnos, los portafolios digitales en propuestas didácticas basadas en asignaturas y contenidos,) deberían asomarse a mi calle.

Porque, os juro, ayer pasó un hermoso coche negro de caballos con grandes crespones negros. Y me pareció ver unas grandes letras blancas que decían: “RIP Moodle”.

Fuente original del artículo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s