Mi FAQ sobre Design Thinking (post-286)

El pasado 16 de febrero me invitaron a impartir un taller sobre “Design Thinking (DT) and Social Innovation” en ESADE, con motivo de la V Jornada Anual que organiza el Instituto de Innovación Social de esa Escuela de Negocios.
Me sorprendió la invitación porque suelo jugar en otra liga, pero al final pasa lo de siempre: todo es cuestión de personas; así que me animé a bailar a casa del trompo.
La experiencia fue muy interesante, no solo por el taller mismo al que asistieron unas 60 personas, sino por la posibilidad que me dieron de participar en el plenario y compartir allí mi punto de vista sobre cómo la innovación, y en particular el DT, pueden mejorar las estrategias de sostenibilidad y dotarlas de más eficacia, empatía y humanismo. También aproveché para esbozar algunas de las críticas que podría hacer a la formación que practican las Escuelas de Negocio, un tema al que dedicaré una entrada próximamente. Tienes imágenes del evento aquí.
En las semanas previas al evento abrí una serie en Google Moderator para recoger y ordenar preguntas que pudieran ayudar a organizar la agenda de la sesión. Los participantes podían subir sus propias preguntas, votar las de otros, e incluso responderlas. Me hicieron 15, de las que he elegido las más relevantes para el post de hoy. Espero que este formato de FAQ (“preguntas más frecuentes”) ayude a entender mejor lo que es el Design Thinking y las oportunidades que ofrece para innovar:
1.- ¿En pocas palabras, qué es el Design Thinking?
Una metodología de resolución de problemas aplicable a cualquier ámbito de innovación que requiera un enfoque creativo, y que se basa en estos principios: a) Empatía: una observación profunda de las necesidades de los usuarios, incluyendo las emociones, b) Imaginación: la búsqueda “optimista” de soluciones, de lo deseable vs. lo posible, c) Experimentación: la visualización de posibles alternativas de solución mediante el prototipado colaborativo, d) Aprendizaje iterativo: la iteración del proceso de observar-crear-prototipar-vali­dar cuantas veces sea necesario, para aprender en cada paso, hasta encontrar la mejor solución.
2.- ¿Qué aporta de “más humano” el Design Thinking en la forma de innovar?
Podría resumirlo en estos puntos: a) Es antropocéntrico, centrado en las personas, b) Aporta herramientas muy útiles para mejorar la empatía hacia los usuarios/beneficiarios, c) Abre la puerta a las humanidades, y a los humanistas = Menos hoja de cálculo y tecnología, y más interés por comprender la cultura, el contexto y las personas, d) Estimula un mayor uso del lado derecho del cerebro (donde están la intuición, las emociones, la imaginación, la fantasía), hasta ahora muy devaluado en los procesos de innovación que han sobreexplotado el hemisferio izquierdo (el analítico-racional), e) Es colaborativo y multidisciplinar, más inclusivo = reconoce el valor del conocimiento vivencial, y no solo del experto.
3.- ¿Cómo difundir el DT para que sea usado por más gente?
Daría mucha formación sobre esto. Mientras más, mejor, pero de calidad. Mi sueño es organizar talleres para dos colectivos especialmente necesitados de estas habilidades: 1) los directivos de empresas, 2) la clase política. Ambos tienen una enorme carencia de empatíamientras más arriba están en la escalera jerárquica, más desconectados se les ve de las expectativas, necesidades y temores de la gente a la que en teoría sirven. Esa desconexión genera disonancias que tienen un elevadísimo coste social. Por eso hay que enseñarles que la vida, la sociedad y las empresas no se pueden reducir a una hoja de cálculo (para contabilizar beneficios, o votos, lo mismo me da), sino que todo, absolutamente todo… debe concebirse y hacerse poniendo a las personas en el centro. Y el DT ayuda mucho a comprender esto tanto por la filosofía que le sustenta como por las técnicas que usa. Pero la gente va a entender de verdad su potencial si “aprende haciendo”, es decir, si lo aplica a la gestión de un proyecto concreto y tangible.
4.- ¿Tiene alguna relación el DT con las “Metodologías ágiles”?
Las metodologías ágiles, que nacieron en el mundo del software (SCRUM, etc.), tienen varios puntos de convergencia con el DT. En mi opinión pueden ser estos: a) El gusto por la cultura del prototipado, el ensayo-y-error, y los ciclos cortos de iteración, b) “Release early” es un axioma de las metodologías ágiles, y esto se acerca mucho al concepto de “dirty, cheap and fast prototyping” que defiende el DT, c) Las personas por encima de los procesos y las herramientas (claramente documentado en elManifiesto Ágil), d) No a la hiperplanificación-de-despacho, y más vocación de acción “a pié de calle”, e) Énfasis en la colaboración con el cliente/usuario.
5.- ¿Hay que saber de diseño, o ser diseñador/a, para dominar el DT?
Para ser un buen “design thinker” no hay que ser diseñador. En absoluto es necesario. Del mismo modo que muchos “pensadores de diseño” no son diseñadores (los hay con formación en múltiples disciplinas), muchos diseñadores tampoco son “design thinker“. Esta contradicción se explica, en parte, porque desde mi humilde punto de vista el nombre de esta metodología está mal elegido, e induce a la confusión. En lugar de llamarse “Design Thinking”, el nombre más preciso sería “Anthropological Doing“, porque va más de “mirada antropológica” que de saber “diseñar” en los términos que hemos entendido históricamente el “diseño“. En D-School, la escuela de DT de la Universidad de Stanford, me han llegado a decir que los profesionales a los que más les cuesta reconocer esta metodología son los diseñadores.
6.- ¿Podemos diseñar innovación en gestión?
Por supuesto, y eso es “lo nuevo” que aporta el Design Thinking al “Diseño” entendido en los términos tradicionales. Además del “Product Design” de toda la vida, ahora añadimos el diseño de intangibles como el “Service Design” (diseño de servicios), el “Social Design” (diseño de soluciones para proyectos sociales), y el “rediseño de modelos de negocio” (“Business Model Design“) o de procesos/dinámicas de gestión en organizaciones. Si entendemos el DT como una metodología para innovar (y no como una técnica para diseñar objetos), se abren todas estas posibilidades, y muchas más.
7.- ¿En qué salidas profesionales puede servir el DT? ¿Es un concepto ya extendido?
Mucho me temo que tengo malas noticias. Es una moda, pero no un concepto extendido, ni bien comprendido. Estamos en pañales. Y creo que el propio nombre ayuda poco, porque hablarle a un empresario de “pensamiento de diseño” es, en el mejor de los casos, reducirlo todo a Apple. Lo primero que te dicen es: ¿y para qué necesito yo un “diseñador”?Si entender que el (buen) diseñador es alguien al que le importa no sólo “lo estético”, sino también “lo funcional” ya es complicado, podemos imaginarnos la dificultad de comprender lo que es “pensar-como-diseñador”. En relación con las salidas profesionales, soy más optimista. Le veo muchas, aunque insisto, no se colocarán en el mercado laboral (de momento) como “Design thinkers”, sino como buenos gestores de proyectos de innovación. Creo, por otra parte, que abre inmensas posibilidades para la gente de humanidades (bellas artes, sociología, antropología, psicólogos sociales, etc.) porque por primera vez se les empieza a tener en cuenta como perfiles que aportan valor a la innovación, incluso por las empresas. Invito a estos profesionales a que se acerquen al DT como estrategia para abrirse un espacio en los equipos de gestión.
8.- ¿Crees factible aplicar el DT al sistema sanitario público?
Si hay dos ámbitos donde el DT tiene muchísimo que aportar son la Educación y la Salud. Innovar en el modelo sanitario público exige un enorme esfuerzo de co-creación, y para eso se necesitan “coalition builders” que ayuden a formar equipos que trabajen juntos siguiendo estrategias de ganar-ganar. El DT es muy buen framework para facilitar ese tipo de acercamiento constructivo, porque  añade foco al desafío de innovación. Pero además, la llamada “cultura del prototipado” que defiende el DT es muy propicia para generar dinámicas de consenso, porque mientras “se-amasa-la-arcilla”, la gente habla menos, y hace más. Y hacer más, poniendo a prueba las restricciones de solución, permite que los parlachines se callen, y dejen trabajar a los que realmente están por encontrar soluciones. Finalmente agregaría que nuestro modelo sanitario es un caso típico de “wicked problem” (“problema maldito”), porque ni siquiera está claro qué es lo que hay que resolver, dónde está el verdadero problema. La solución a este tipo de desafíos necesita de co-diseño, de equipos multidisciplinares, y de un espacio-para-la-creación que huya de prejuicios, y que intente empezar la reflexión desde “lo deseable”, y no desde “lo posible”. Hay que empezar por estimular el pensamiento divergente, y eso el DT lo hace muy bien.
9.- ¿Podría aplicarse el DT a la política, y que lo usen los ciudadanos de a pié?
En una pregunta anterior hablé de la necesidad que tenemos de dar formación en DT a la clase política, pero es cierto que sin buenos ciudadanos, no tendremos buenos políticos. Hay que popularizar la cultura del DT pero empezando desde abajo… que es como se hacen las cosas bien de verdad. Los “ciudadanos de a pie” deberían formarse en esto, pero la única forma de hacerlo es trabajando con proyectos concretos, con “desafíos de innovación” que realmente les interesen. Se pueden hacer auténticas maravillas si se lo explicamos, y les damos cámaras, libretas de apuntes y herramientas para que se co-responsabilicen de la solución de sus problemas. Es fundamental que adquieran habilidades para practicar una “mirada antropológica” que les ayude a comprenderse mejor a sí mismos, y a su comunidad. Podría extenderme largamente en este punto, porque veo muchas posibilidades de “democratizar la política” usando lógicas de DT, pero es un tema que voy a dejar para otra entrada.
En fin, éstas son mis nueve preguntas. La décima, si quieres, la pones tú…

– See more at: http://www.amaliorey.com/2012/02/26/mi-faq-sobre-design-thinking-post-286/#sthash.nw0A7Wct.dpuf

Fuente original del artículo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s