cosas de la inercia…

“En un experimento se metieron cinco monos en una habitación. En el centro de la misma ubicaron una escalera, y en lo alto, unos plátanos. Cuando uno de los monos ascendía por la escalera para acceder a los plátanos, los experimentadores rociaban al resto de monos con un chorro de agua fría. Al cabo de un tiempo, los monos asimilaron la conexión entre el uso de la escalera y el chorro de agua fría, de modo que cuando uno de ellos se aventuraba a ascender un busca de un plátano, el resto de monos se lo impedían con violencia. Al final, e incluso ante la tentación del alimento, ningún mono se atrevía a subir por la escalera. En ese momento, los experimentadores extrajeron uno de los cinco monos iniciales e introdujeron uno nuevo en la habitación. El mono nuevo, naturalmente, trepó por la escalera en busca de los plátanos. En cuanto los demás observaron sus intenciones, se abalanzaron sobre él y lo bajaron a golpes antes de que el chorro de agua fría hiciera su aparición. Después de repetirse la experiencia varias veces, al final el nuevo mono comprendió que era mejor para su integridad renunciar a ascender por la escalera. Los experimentadores sustituyeron otra vez a uno de los monos del grupo inicial. El primer mono sustituido participó con especial interés en las palizas al nuevo mono trepador. Posteriormente se repitió el proceso con el tercer, cuarto y quinto mono, hasta que llegó un momento en que todos los monos del experimento inicial habían sido sustituidos. En ese momento, los experimentadores se encontraron con algo sorprendente. Ninguno de los monos que había en la habitación había recibido nunca el chorro de agua fría. Sin embargo, ninguno se atrevía a trepar para hacerse con los plátanos. Si hubieran podido preguntar a los primates por qué no subían para alcanzar el alimento, probablemente la respuesta hubiera sido esta “No lo sé. Esto siempre ha sido así”.

más ocupados que… pre-ocupados…

Hubo una vez en una aldea un muchacho al que le regalaron un caballo. Alegre, paseaba por los campos mientras todos los aldeanos se admiraban y decían “Que suerte tiene…” y el Maestro Zen dijo “ya se verá.”

Pasaron unos meses y el muchacho se cayó del caballo y se rompió una pierna. Entonces todos en la aldea se compadecían de él y decían “Que desgracia…” y el Maestro Zen dijo “ya se verá.”

Al cabo de un tiempo todos los jóvenes de la aldea fueron reclutados por el ejército para ir a la guerra, todos menos el muchacho de la pierna rota. Todos en la aldea se alegraban por el diciendo “Que suerte tiene…” y el Maestro Zen dijo “ya se verá…”

Fábula Zen

Ocuparse más que pre-ocuparse…

Un día en las escuelas más innovadoras de todo el mundo

Amanece en San Diego, California, y en el Instituto High Tech High los alumnos de Secundaria se ponen manos a la obra. Aprenden y piensan con sus manos. Algunos construyen un brazo electrónico mientras otros elaboran cálculos para el diseño de un puente. Son proyectos reales que marcan su evaluación y su portfolio de aprendizaje.

En Nueva York son las diez de la mañana. Los alumnos de la escuela Quest to Learn están enfrascados en una nueva misión. En esta ocasión se han desplazado hasta la Antigua Grecia en una máquina del tiempo. Todo es posible cuando los profesores ludifican los contenidos del currículo. El conocimiento es divertido y hermoso. Aprender es una experiencia alegre pero responsable, incierta pero contundente.

En Sao Paolo, Brasil, el reloj marca las once. En las Escolas Lumiar, los más pequeños eligen su propio horario y el proyecto semanal acompañados por un tutor que les guía día a día. Son responsables de su aprendizaje gracias a mosaicos de actividades interactivas e interdisciplinares.

En Barcelona, a esa misma hora, el Colegio Montserrat inicia sus actividades de tarde. Son las seis y los adolescentes de Secundaria presentan sus proyectos en el LeaderLab. Un espacio abierto donde vida y aprendizaje van de la mano gracias a la personalización del currículo. Proyectos y metodologías activas destilan concentración y pasión.

En Ahmedabad, India, es de noche y en el River Side School, los profesores continúan investigando sobre cómo relacionar Pensamiento de Diseño y educación. Gracias a su iniciativa Design For Change, miles de escuelas en todo el mundo han dado un paso para transformar y mejorar su entorno con iniciativas sociales vinculadas a su comunidad.

En Sydney ya van un día por delante. Allí el mundo amanece de nuevo. En el Centro para la Innovación en el Aprendizaje profesores y alumnos diseñan juntos su propio horario, la tecnología les ha liberado de las ataduras estáticas de las clases. Superaulas y espacios abiertos conquistan el diseño donde cada estudiante se responsabiliza de su propio camino de aprendizaje.

The Journey: Tomorrow’s School Today at SCIL from SCIL on Vimeo.
Estas escuelas son escuelas21. Escuelas que crecen y se transforman para lograr que todos los alumnos, sin importar su origen o condición, logren lo mejor de sí mismos. Son escuelas que no salen en los resultados de PISA pero que gracias a su transformación, han logrado el éxito de todos y cada de sus estudiantes. Notas y exámenes son solo una pequeña parte en la vida y en el aprendizaje.

Ésta es tan solo una pequeña representación. Todas y cada una de ellas están en escuela21.org, pero hemos conocido muchas otras las Kunskapsskolan de SueciaReggio Emilia en Italia, el instituto Matthew Moss High School en InglaterraInnoomnia en Finlandia, el Ørestad Gymnasium de Copenhaguelas escuelas KIPP de Estados Unidos, la Fundación Escuela Nueva de Colombia, el Plan Ceibal de Urguay y tantas otras…

Fuente original del artículo

El árbol confundido

Había  una vez, algún lugar que podría ser cualquier lugar, y en un tiempo que podría ser cualquier tiempo, un hermoso jardín, con manzanos, naranjos, perales y  bellísimos rosales, todos ellos felices y satisfechos. Todo  era alegría en el jardín, excepto por un árbol profundamente triste. El  pobre tenía un problema: no sabía quién era. Lo que  le faltaba era concentración, le decía el manzano:
– Si realmente lo intentas,  podrás tener sabrosas manzanas. ¿Ves que fácil es?- No lo  escuches, exigía el rosal. Es más sencillo tener rosas y ¿Ves que bellas son?Y el  árbol desesperado, intentaba todo lo que le sugerían, y como no lograba ser como  los demás, se sentía cada vez más frustrado.Un día  llegó hasta el jardín el búho, la más sabia de las aves y, al ver la desesperación del árbol, exclamó:- No te preocupes, tu problema no es tan grave, es el mismo de muchísimos seres sobre la tierra. ¡Yo te daré la solución!

“No  dediques tu vida a ser como los demás quieren que seas…Sé tu mismo, conócete,  y para lograrlo, escucha tu voz interior.”

Y  dicho esto, el búho desapareció.
– ¿Mi  voz interior? ¿Ser yo mismo? ¿Conocerme? Se preguntaba el árbol desesperado, cuando de pronto, comprendió…
Y  cerrando los ojos y los oídos, abrió el corazón, y por fin pudo escuchar su voz  interior diciéndole:
“Tú  jamás darás manzanas porque no eres un manzano, ni florecerás cada primavera  porque no eres un rosal. Eres un roble, y tu destino es crecer grande y  majestuoso. Dar cobijo a las aves, sombra a los viajeros, belleza al paisaje…
Tienes  una misión ¡Cúmplela!
Y el  árbol se sintió fuerte, seguro de sí mismo y se dispuso a ser todo aquello para  lo cual estaba destinado.
Así,  pronto llenó su espacio y fue admirado y respetado por todos.
Y sólo  entonces el jardín fue completamente feliz.

saber mirar…

yellow-370256

 

Comienzo este nuevo blog con la intención de aunar contenido que antes tenía disperso en un mismo lugar.

Quisiera que la primera entrada fuera rescatar un cuento que me ha venido a la mente en muchas ocasiones en el último curso.

Un grupo de discípulos le preguntó una vez a su maestro Zen:  ¿De dónde viene el lado negativo de nuestra mente?.

Sigue leyendo

bien y mal

Olvídate de todo lo que te han dicho: «Esto está bien y eso está mal.» La vida no es estática. Lo que hoy está bien puede estar mal mañana, lo que está mal en este momento puede estar bien en el momento siguiente. La vida no se puede encasillar, no se puede etiquetar tan fácilmente: «Esto está bien y aquello está mal.»
La vida no es una farmacia donde cada botella tiene su etiqueta y sabes cuál es cuál.
La vida es un misterio: en un momento determinado utilizas una cosa y está bien, y en otro momento, habrá pasado tanta agua por el Ganges, que ya no servirá y estará mal.

Osho

soltar el vaso…

A veces en la vida debemos afrontar preocupaciones pero siempre debemos intentar que nos afecten lo minimo posible. Os adjunto un relato que nos hace recapacitar en nuestras preocupaciones, debemos afrontarlas, pero no por mucho pensar y atormentarnos vamos a conseguir solucionarlas, leete este relato y comprenderás que el vaso hay que soltarlo¡¡¡¡¡
Un psicólogo en una sesión grupal levantó un vaso de agua, todo el mundo esperaba la pregunta: ¿Está medio lleno o medio vacío? Sin embargo, ella preguntó ¿Cuánto pesa este vaso?
Las respuestas variaron entre 200 y 250 gramos.
Pero la psicóloga respondió: “El peso absoluto no es importante, depende de cuánto tiempo lo sostengo. Si lo sostengo 1 minuto, no es problema, si lo sostengo una hora, me dolerá el brazo, si lo sostengo 1 día, mi brazo se entumecerá y paralizará.
El peso del brazo no cambia, pero cuanto más tiempo lo sujeto, más pesado se vuelve. Y continuó: “Las preocupaciones son como el vaso de agua. Si piensas en ellos un rato, no pasa nada. Si piensas un poco más empiezan a doler y si piensas en ellos todo el día, acabas sintiéndote paralizado, incapaz de hacer nada.”

¡Acuérdate de soltar el vaso!