cómo hacer vino…

wine-440372_1280

Una masa de uvas abandonada a sí misma se pondría agria, y se pudriría, y no daría vino porque no es la naturaleza la que lo hace, sino el arte: aquella no da sino los materiales, y el arte debe dirigir la fermentación, la que necesita el concurso de agentes exteriores, como el agua, el ayre, y el calor.

Como hacer vino, 1803

10 geniales técnicas grupales para la educación emocional

Fuente original del artículo

La educación emocional es un área tan vital e importante en el desarrollo de los más pequeños que se debería trabajar tanto en casa como en el centro educativo. Como primer paso, es necesario hablar y verbalizar los sentimientos (tanto los suyos como los nuestros propios), pero también podemos utilizar actividades en el aula pensadas directamente para trabajar estos aspectos.

Tecnicas grupales educacion emocional | Tiching

A continuación, te recomendamos algunas de las más interesantes, organizadas por área a trabajar:

  1. Autoestima y autoconocimiento
    • Las diferentes caras del yo: El primer paso es conocerse a uno mismo para después aceptarse tal y como somos. Por eso esta actividad se centra en ayudar a los más pequeños a reflexionar sobre cómo son en diferentes ámbitos: en la familia, la escuela, la relación con los demás, etc.
    • El ovillo: Todo un empujón de autoestima, ya que consiste en que los demás nos digan las cosas buenas que ven en nosotros. Muy adecuada cuando nuestros estudiantes no saben valorarse o tienen una baja autoestima.
    • Los tres saltos: Una técnica para recapacitar sobre lo poco que nos valoramos habitualmente a nosotros mismos y cómo frecuentemente podemos conseguir mucho más de lo que nos pensábamos en un primer momento.
  1. Control de las emociones negativas
    • Técnica de la tortuga: Una interesante opción para que los más pequeños aprendan a manejar su ira, que les ayuda a controlar el enfado en el momento en que crean que están a punto de tener un comportamiento negativo impulsivo.
    • Técnica del semáforo: Otra genial manera de aprender a gestionar las emociones negativas es esta técnica, que se basa en asociar los colores del semáforo con las emociones y la conducta.
  1. Empatía
    • El explorador de las emociones: Una actividad para ayudar a los pequeños a desarrollar la empatía y reconocer las emociones ajenas, planteado como un juego de pistas. ¡Lo pasarán en grande mientras aprenden!
    • El valor de la tolerancia: Este juego pretende que los estudiantes tomen conciencia de sus propios juicios y aprendan a respetar los de los demás, basado en debatir en torno a distintas situaciones discriminatorias o conflictivas.
  1. Asertividad
    • Disco rayado: Con esta técnica aprenderás a comunicar tus deseos y sentimientos de una forma tranquila, pero sin dejar que tus necesidades se sometan a las de otras personas, siempre desde la autoconfianza y el respeto al otro.
    • Tortuga, dragón y persona: Para enseñar a los más pequeños a comunicarse de forma asertiva, sin dañar a los demás, trabajando así la capacidad de perder el miedo a expresarse sin ser agresivos.
  1. Frustración
    • “No lo sé”: Técnica que pretende evitar el sentimiento de frustración o el miedo al ridículo que podemos sentir al no saber la respuesta a una pregunta, fomentando la curiosidad por el aprendizaje de cosas nuevas

¿Prisa de qué?

No tengo prisa. ¿Prisa de qué? No tiene prisa el sol y la luna: están seguros. Tener prisa es creer que la gente pasa delante de las piernas, o que, dando un brinco, salta por encima de la sombra.
No; no sé tener prisa. Si extiendo el brazo, llego exactamente a donde mi brazo llega, ni un centímetro más allá.
Toco sólo donde toco, no donde pienso. Sólo me puedo sentar donde estoy.
Fernando Pessoa

soltar el vaso…

A veces en la vida debemos afrontar preocupaciones pero siempre debemos intentar que nos afecten lo minimo posible. Os adjunto un relato que nos hace recapacitar en nuestras preocupaciones, debemos afrontarlas, pero no por mucho pensar y atormentarnos vamos a conseguir solucionarlas, leete este relato y comprenderás que el vaso hay que soltarlo¡¡¡¡¡
Un psicólogo en una sesión grupal levantó un vaso de agua, todo el mundo esperaba la pregunta: ¿Está medio lleno o medio vacío? Sin embargo, ella preguntó ¿Cuánto pesa este vaso?
Las respuestas variaron entre 200 y 250 gramos.
Pero la psicóloga respondió: “El peso absoluto no es importante, depende de cuánto tiempo lo sostengo. Si lo sostengo 1 minuto, no es problema, si lo sostengo una hora, me dolerá el brazo, si lo sostengo 1 día, mi brazo se entumecerá y paralizará.
El peso del brazo no cambia, pero cuanto más tiempo lo sujeto, más pesado se vuelve. Y continuó: “Las preocupaciones son como el vaso de agua. Si piensas en ellos un rato, no pasa nada. Si piensas un poco más empiezan a doler y si piensas en ellos todo el día, acabas sintiéndote paralizado, incapaz de hacer nada.”

¡Acuérdate de soltar el vaso!

El poder de los gestos


La vida tiene momentos emocionantes, momentos que marcan nuestra forma de ser, de entender la vida, de sentir…

Profundos y sencillos gestos cargados de sensaciones, recuerdos, alegrías, dolores, encuentros y despedidas…


Gestos que nos hablan de esencias y trascendencias

Educación Emocional (Sub en español)

Documental sobre la educación emocional. De referencia para entender y saber más sobre este tema.



Fuente original del artículo

vida en 3D

Pues sí… se ha puesto de moda el cine 3D. Y algunas películas merecen y muy mucho la pena. Otras, quizás, no tanto…
Una peli en 3D tiene algo de novedoso y de espectáculo que le da un matiz a ir al cine. No es tampoco nada especialmente ni nuevo ni diferente al 2D, pero está claro que no es lo mismo. No hace mucho estuve viendo el Rey León. Disfruté como un niño volviendo a ver esa película (aunque tuve que reprimirme para no cantar a pleno pulmón cada canción). La historia, la misma; las canciones, las mismas, todo igual… salvo que la película era distinta. Había matices nuevos, sorpresas, elementos que, por los efectos 3D, antes habían pasado desapercibidos y que ahora tenían realce.
Tomando el 3D del cine como metáfora, propongo tres dimensiones de la vida, integradas en una unidad. Estas 3D serían: el trabajo corporal, la integración emocional y la apertura a la trascendencia/Trascendencia.
Integrar estas tres dimensiones me permite dar a la vida un matiz como el cine 3D da comparándolo con el 2D. La película puede ser la misma, el argumento, los actores, el guión, las localizaciones… pero todo tiene un realce diferente. Se perciben matices distintos. Tanto cuidar el cuerpo: hacer ejercicio, respirar bien, ser consciente de sus limitaciones y de su potencialidad…, como integrar las emociones, leer y aprender a nombrarlas, conocerlas, acogerlas y respetarlas, así como abrirme a lo trascendente y lo Trascendente, por medio del silencio, la oración, la lectura honda de la realidad, hacen que uno capte los matices de la vida. La realidad no es diferente, pero se ven cosas diferentes.
Lo mismo que uno se pone las gafas 3D al comenzar una película en el cine, tendremos que buscar las gafas 3D que ponernos delante de cada día. Un bonito camino…
La vivencia es eminentemente personal mientras que el planteamiento no es mío (como casi todas las buenas ideas y discursos). Recomiendo la lectura de Elena Andrés, La educación de la interioridad, CCS, 2009, donde se desarrolla una propuesta concreta.