cómo hacer vino…

wine-440372_1280

Una masa de uvas abandonada a sí misma se pondría agria, y se pudriría, y no daría vino porque no es la naturaleza la que lo hace, sino el arte: aquella no da sino los materiales, y el arte debe dirigir la fermentación, la que necesita el concurso de agentes exteriores, como el agua, el ayre, y el calor.

Como hacer vino, 1803

¿Prisa de qué?

No tengo prisa. ¿Prisa de qué? No tiene prisa el sol y la luna: están seguros. Tener prisa es creer que la gente pasa delante de las piernas, o que, dando un brinco, salta por encima de la sombra.
No; no sé tener prisa. Si extiendo el brazo, llego exactamente a donde mi brazo llega, ni un centímetro más allá.
Toco sólo donde toco, no donde pienso. Sólo me puedo sentar donde estoy.
Fernando Pessoa

soltar el vaso…

A veces en la vida debemos afrontar preocupaciones pero siempre debemos intentar que nos afecten lo minimo posible. Os adjunto un relato que nos hace recapacitar en nuestras preocupaciones, debemos afrontarlas, pero no por mucho pensar y atormentarnos vamos a conseguir solucionarlas, leete este relato y comprenderás que el vaso hay que soltarlo¡¡¡¡¡
Un psicólogo en una sesión grupal levantó un vaso de agua, todo el mundo esperaba la pregunta: ¿Está medio lleno o medio vacío? Sin embargo, ella preguntó ¿Cuánto pesa este vaso?
Las respuestas variaron entre 200 y 250 gramos.
Pero la psicóloga respondió: “El peso absoluto no es importante, depende de cuánto tiempo lo sostengo. Si lo sostengo 1 minuto, no es problema, si lo sostengo una hora, me dolerá el brazo, si lo sostengo 1 día, mi brazo se entumecerá y paralizará.
El peso del brazo no cambia, pero cuanto más tiempo lo sujeto, más pesado se vuelve. Y continuó: “Las preocupaciones son como el vaso de agua. Si piensas en ellos un rato, no pasa nada. Si piensas un poco más empiezan a doler y si piensas en ellos todo el día, acabas sintiéndote paralizado, incapaz de hacer nada.”

¡Acuérdate de soltar el vaso!

El poder de los gestos


La vida tiene momentos emocionantes, momentos que marcan nuestra forma de ser, de entender la vida, de sentir…

Profundos y sencillos gestos cargados de sensaciones, recuerdos, alegrías, dolores, encuentros y despedidas…


Gestos que nos hablan de esencias y trascendencias

¿Te sientes útil?

 

¿empatía?

No me cuentes historias, oblígame a vivirlas.

¿formar cabezas?

Si la sociedad es emocional, ¿por qué la escuela sigue formando cabezas?