¿Prisa de qué?

No tengo prisa. ¿Prisa de qué? No tiene prisa el sol y la luna: están seguros. Tener prisa es creer que la gente pasa delante de las piernas, o que, dando un brinco, salta por encima de la sombra.
No; no sé tener prisa. Si extiendo el brazo, llego exactamente a donde mi brazo llega, ni un centímetro más allá.
Toco sólo donde toco, no donde pienso. Sólo me puedo sentar donde estoy.
Fernando Pessoa

La Navidad que nos espera…

Parece que ya es Nlavidad en los grandes almacenes. No quedará mucho para las campañas publicitarias.  Hoy he visto ya este anuncio en la red.
No sé lo que vende… pero sí cómo lo vende. De nuevo, la emoción y los sentimientos son el argumento de venta.
¿Es esta la Navidad que nos espera?

Turismo "de interior"

Los hombres salen a hacer turismo para admirar las crestas de los montes, el oleaje proceloso de los mares, el fácil y copioso curso de los ríos, las revoluciones y los giros de los astros. Y, sin embargo, se pasan de largo a sí mismos. No hacen turismo interior.
Entra en ti mismo. Examínate. Júzgate. Espero que demuestres categoría suficiente como para no pretender engañarte a ti mismo. ¿No te dice nada tu conciencia? Me parece que sí, que te ha dicho algo, aunque, tal vez, tú te empeñes en negarlo. No pienses que yo tengo interés en saber lo que te grita tu conciencia. Me basta con que te oigas a ti mismo. A solas. Y sin testigos.
San Agustín
Confesiones 10,8,15 Sermón 13,6,7


Flores

A continuación una transcripción del video “Flores”:
Hace algún tiempo lleve a mi esposa Eliana y a mi hijo Benjamín a hacer una caminata por un bosque cerca de donde vivimos.
Yo quería enseñarle a Benjamin un río que yo había visto dos o tres años antes y me había encantado. Quería que él lo viera y lo disfrutara.
Llegamos al parque, a la entrada del bosque, del camino… y Benjamín por supuesto dice: “Papi caballito” “Papi caballito”
Yo agarro a Benjamín y me lo pongo en mis hombros y comienzo a caminar y a adentrarnos en la aventura del bosque….
No han pasado 10, 15 pasos cuando Benjamín detecta una bella flor y dice: “Papi quiero flor, quiero flor” y yo me agacho y lo ayudo a que agarre su flor…
Seguimos caminando y dos pasos más adelante por supuesto ve otra flor y dice: “Papi mira la flor, quiero la flor” y yo me agacho y lo ayudo a recogerla otra vez y después me dice: “Papi mira otra flor y otra y otra…”
Por supuesto yo en mi mente tengo el río y le digo: “Tranquilo Papi, no nos podemos estar parando cada dos pasos… vamos al río… vamos al río…”
Benjamin no me hace caso y sigue queriendo sus flores.
Como media hora más tarde de lo que esperaba llegamos al río… y el río estaba seco….
El río estaba seco…
Me doy media vuelta frustrado y comienzo a caminar de vuelta..
Benjamín empieza a detectar todas las flores que no vio ida al río… y empieza… “Papa la flor… quiero la flor…” Por su puesto que Papi se tiene que agachar nuevamente con un niño de 25 kilos en la espalda.
Al salir del bosque yo estoy frustrado porque todo parece una pérdida de tiempo…
Pero Benjamín está feliz…
Benjamin estaba feliz con sus manitas llenas de flores…
Para él había sido el mejor evento del fin de semana…. Ir con Papi a recoger flores…
A veces la vida es igual ¿No te Parece?
Nos ponemos una meta, nos ponemos un objetivo… queremos tener éxito en este negocio, queremos una promoción en el trabajo, queremos este carro…o esta casa… o esta cosa…
Y muchas veces cuando llegamos… resulta que el río estaba seco…
Y nos frustramos…
Y creemos que la solución es el siguiente río…
Para Benjamín la vida es diferente… para Benjamín es una etapa para descubrir lo hermoso de la vida, las cosas nuevas para él, lo que él no ha visto, lo que a veces tu y yo dejamos de ver u olvidamos que allí está.
Para Benjamin es acerca de las flores, los pájaros, la luna, las estrellas, el sol
Sabes algo,
Tú vas a llegar a tu meta… vas a cumplir tu sueño. Si eres determinado, persistente, constante… lo vas a lograr.
A lo mejor llegas un poco después o inclusive antes de lo que esperabas… pero lo vas a lograr…
Ahora bien… por si acaso… sólo por si acaso… si llegas y te das cuenta que el río está seco. No te olvides de ver, de oler y de recoger… las flores del camino.
Y que llegues al final de tu vida… sin importar que tanto logres… que tanto alcances… en quién te conviertas…
Cuando llegues al final de tu vida…
…Tengas tus manos llenas de flores…
Fuente: http://www.liderazgohoy.com/flores/?utm_source=rss&utm_medium=rss&utm_campaign=flores

Una lágrima de esperanza

hoy es ahora

“Este es un libro sobre muchas facetas de la vida. Sobre las sociedades y las personas. Sobre la crisis y sobre las historias particulares. Sobre la mente y sobre el cuerpo. Sobre la política. Sobre la fe. Sobre el sexo. Sobre la compasión. Sobre aquello en lo que creemos y aquello que sabemos. Para personas religiosas y para personas no religiosas, siempre que, unas u otras, sean personas inquietas. Es parte del espíritu de nuestra época saltar de unos temas a otros, recorrer diversos parajes, vincular diferentes dimensiones en una mezcla de superficialidad y hondura que es, quizás la manera en que hoy discursearemos”
Este es el comienzo de este libro recientemente publicado por José María Rodríguez Olaizola. Parte de una reflexión, creo que muy acertada y muy necesitada en nuestro momento presente: “¿Qué es lo que está en crisis? Parece indiscutible que la economía. Pero ¿tan solo eso? (…) En realidad hay muchas facetas de la vida que están en crisis -económicas, sociales, culturales, personales…-, y quizás este sea el momento de dirigir la mirada a esas vivencias individuales y colectivas (…).”
 
Una interesante mirada a nuestro presente y una interesante propuesta: la necesidad de sujetos sólidos, para afrontar estos tiempos de crisis.
 

… en espera

Hoy se inauguraba en mi ciudad una nueva tienda de IKEA, la primera en Castilla y León. Como no es para menos en una ciudad pequeña, ha sido todo un acontecimiento. No han sido pocas las veces en las que ha sido conversación recurrente a lo largo del día.
El periódico decía que unas 25 personas han pasado la noche al raso, haciendo cola, para ser el primero en atravesar las puertas. Por lo visto al primero le daban un premio en productos de la tienda. Hoy por la noche se habrán alcanzado los siete grados bajo cero.
Esto sí es esperar… En todas las conversaciones había quien entendía estar una noche buscando este premio y había quien lo veía desorbitado… y yo me pregunto ¿qué significa hoy esperar? ¿acaso no hemos casi desterrado de nuestra cultura esta palabra?
No hace mucho escuché a quien nos hablaba de esto… ¿Cuántas experiencias de espera conservamos en nuestra actualidad? ¿Acaso no vivimos en una cultura de lo instantáneo, de lo inmediato? ¿Quién no se ha cabreado porque el ordenador no responde inmediatamente, porque el teléfono no marca suficientemente rápido, porque internet es lento…? ¿Recuerdas cuando escribías una carta y esperabas la contestación?
Quizás no esté mal recuperar los tiempos de la espera… los tiempos del silencio… los tiempos del anhelo… los tiempos del gustar… los tiempos del cuidar… los tiempos del preparar… Quizás cuidando de estos tiempos disfrutemos mucho más de los frutos de lo inmediato…