10 herramientas efectivas para automatizar Redes Sociales

Fuente original del artículo

10 herramientas efectivas para automatizar Redes Sociales

¿Por qué compartimos contenidos en las redes sociales?

Fuente original del artículo

sharing

¿Cómo logras que un número mayor de gente comparta un determinado contenido? La comprensión de los factores que afectan a la psicología del intercambio resulta fundamental para que los profesionales del marketing online puedan mejorar sus contenidos y adaptar sus estrategias para conseguir una mejor difusión del mismo. Por ello, recientemente The New York Times Customer Insight Group llevó a cabo un interesante estudio que arrojó como conclusión la existencia de cinco razones fundamentales por las que los internautas deciden compartir algo en la red.

1- Para aportar un contenido valioso y/o entretenido a nuestros contactos

El 94% de los internautas de la muestra se paran a pensar con detenimiento en qué medida la información que comparten resultará de utilidad para sus destinatarios. Y casi la mitad de ellos (un 49%) declaran que compartir les permite informar a los demás de los productos que les interesan y, potencialmente, cambiar las opiniones de los demás o alentarles a realizar una acción.

Un profesional del marketing debe evaluar qué consiguen sus usuarios a cambio del tiempo que invierten en consumir su contenido: por ello, en muchos casos la mejor manera de vender tu producto en ofrecer información útil y novedosa sobre qué puedes hacer con él.

2- Para definirnos ante los demás

El 68% de los usuarios comparte para que los que le leen puedan hacerse una idea más completa de quiénes son y qué les importa. Por eso, una adecuada estrategia de social media no debe dirigirse sólo a definir tu marca ante su público… sino que debe ayudar a que su público se defina ante sus contactos compartiendo tu contenido.

3 – Para hacer crecer y nutrir nuestras relaciones

La mayoría de la gente comparte información online porque les permite mantenerse en contacto con personas con la que no tienen otro modo de hacerlo (un 78%) o porque les ayuda a conectarse con otras personas que comparten sus intereses (un 73%).

4- Para lograr una realización personal

El 69% de los internautas comparten información porque les permite sentirse más involucrados con lo que ocurre a su alrededor.

5- Para lograr difundir mensajes en torno a causas o marcas

84% de participación, ya que es una manera de apoyar causas o cuestiones que les preocupan. Por supuesto, éste es el mecanismo que se encuentra detrás del éxito en la difusión de las peticiones de firmas de plataformas como Change.org, pero el abanico de iniciativas que lo pueden activar es amplio: sólo hace falta dar una buena razón a tu público para sumarse.

El proceso de enseñanza/aprendizaje con herramientas web 2.0. ¿Quién enseña a quién?

Pongámonos en situación. El alumno/a levanta la mano y pregunta al profesor/a:

“¿Y si en vez de presentar el trabajo en clase creamos un blog y una wiki para que todos podamos participar y luego compartir lo que hagamos en Facebook y Twitter?”

Estos cuatro términos -que identifican a cuatro de los mejores, en potencia, aliados del profesor/a- retumban en la cabeza de algunos docentes, puesto que se encuentran a años luz de esa terminología y de esas herramientas. Lo habitual es que esta situación sea común para aquellos maestros/as que no se han formado en la utilización educativa de las TIC; lo que en muchos casos provoca una reacción de rechazo al verse en desigualdad de condiciones con su alumnado. De esta manera se da la vuelta, por lo menos en apariencia, a la tradicional relación entre docente y discente.
Figura 1. Introducción a los entornos personales de aprendizaje aplicados a la docencia.Fuente: Lezcano Barbero & Gil Mediavilla (2012).
No se descubre nada nuevo si se afirma que las tecnologías educativas han evolucionado de manera impensable durante las últimas décadas, y nadie se sentiría extrañado si se añade que el salto cualitativo al respecto ha sido aún mayor en la última década. Instrumentos tales como blogs, redes sociales, wikis y demás piezas de la web 2.0 constituyen un ejemplo de estas herramientas y conforman una parte fundamental de los ‘Personal Learning Environment’ o PLEs (Adell & Castañeda, 2010). Estos entornos personales de aprendizaje ayudan a tomar el control de lo que se aprende, establecer objetivos propios y comunicarse e intercambiar conocimientos con otras personas. Además, proporcionan una plataforma en la que docentes y estudiantes tienen la posibilidad de establecer un lugar de encuentro donde las reglas tradicionales han cambiado y se han destruido muchas de las barreras que han permanecido inmutables durante muchos años en el mundo educativo.
A pesar de que existen docentes instruidos en el manejo de estos instrumentos, e incluso ya pertenecen a la generación de los nativos digitales, muchos de ellos/as aún forman parte del colectivo de inmigrantes digitales (Prensky, 2009), puesto que asimilan a posteriori los avances tecnológicos que se producen mediante un lento proceso de autoaprendizaje o en programas de formación del profesorado.
Es en este contexto que se ha planteado, donde el concepto de ZDP, zona de desarrollo próximo, postulado por Vigotsky se enfrenta a nuevos retos. En concreto, su noción de ‘nivel de desarrollo potencial’, planteado en su idea del andamiaje como aquel que un niño/a puede alcanzar cuando es guiado y apoyado por el docente en la realización de sus tareas. Este término, aceptado como uno de los paradigmas de la corriente constructivista, se disloca cuando el docente se plantea la utilización de herramientas de la web 2.0 en sus métodos didácticos y concluye que su alumnado, como nativo digital, sabe manejarlas mucho mejor que él/ella. Esta situación es lo que se conoce como ‘complejo de Prensky’ (De la Torre, 2009) y supone un importante escollo que impide que muchos profesores/as se atrevan a romper con las barreras mencionadas y se lancen a utilizar estas nuevas tecnologías.
El mejor antídoto para superar este importante obstáculo es desmontar la creencia de que el alumno/a es experto en el uso de las nuevas tecnologías, que en realidad no es más que una verdad a medias. A pesar de que los jóvenes tienen una enorme facilidad para el manejo de estas herramientas, constituyen una generación de expertos rutinarios (Tirado, 2011), con una visión bastante limitada de lo que puede ofrecerles una sociedad digital. En palabras coloquiales, los jóvenes tienen la capacidad para dominar la tecnología que les interese y motive, y por regla general, desconocen su uso educativo, centrándose en aquellas funcionalidades dirigidas, generalmente, hacia el ocio. Por eso, el papel del colectivo docente debe consistir en utilizar el potencial cognoscitivo de los estudiantes, apoyarse en sus conocimientos y mostrarles las gigantescas posibilidades de aprendizaje que se les ofrecen.
Dicho de otra forma, se deben aunar las destrezas del maestro/a en su materia y las capacidades del alumnado para el manejo de la tecnología, de tal modo que el primero aproveche los conocimientos del segundo para mejorar no sólo su competencia digital, sino las que correspondan a la asignatura que deba impartir. Si se opta por tomar esta senda, se ayudará a desmontar la idea de que los jóvenes están sobrecualificados para el mundo digital y que sus profesores/as no tienen nada que aportarles al respecto.
Otro ejemplo práctico consiste en una clase de historia en la que el docente insta a sus alumnos/as a crear un blog en el que aporten material adicional sobre los temas estudiados. De esta manera, el maestro/a, sin ser experto/a en el manejo de esta herramienta, aprovecha la destreza de los estudiantes para motivarlos, enriquecer sus clases y, por qué no, aprender de ellos/as y mejorar su competencia digital. En definitiva, debemos contemplar términos como wikis y blogs como lo que representan: uno de los mejores socios de la docencia. Por lo tanto, lejos de evitar la inclusión de estas herramientas en el día a día del proceso educativo, debemos encauzar medidas proactivas que incorporen estas prestaciones en nuestras aulas y se apoyen en los conocimientos y capacidades de nuestro alumnado. La meta es generar una relación simbiótica entre ambas partes que potencie el enriquecimiento de sus entornos personales de aprendizaje (PLEs), para, en el futuro, ser capaces de utilizarlo con el fin de orientar su aprendizaje y exprimir sus infinitas posibilidades.
Referencias bibliográficas: 
ADELL, J. & CASTAÑEDA, L. (2010). Los entornos personales de aprendizaje (PLEs): Una nueva manera de entender el aprendizaje. En R. ROIG VILA, & M. FIORUCCI, Claves para la investigación en innovación y calidad educativas. La integración de las Tecnologías de la Información y la Comunicación y la Interculturalidad en las aulas. Alcoy & Roma: Marfil & Università degli Studi Roma Tre.
DE LA TORRE, A. (2009). Nuevos perfiles en el alumnado: la creatividad en nativos digitales competentes y expertos rutinarios. RUSC. Revista de Universidad y Sociedad del Conocimiento, Vol. 6, n.º 1, 7-14.
GIL MEDIAVILLA, M. (2012). Tesis doctoral: Desarrollo de entornos personales de aprendizaje (PLEs) para la mejora de la competencia digital: estudio de caso en una escuela media italiana. Recuperado el 3 de diciembre de 2012, de Repositorio institucional de la Universidad de Burgos: http://dspace.ubu.es:8080/tesis/handle/10259/189
GIL MEDIAVILLA, M. (2012). Cinco claves de los entornos personales de aprendizaje (PLEs) en la práctica docente. Recuperado el 29 de julio de 2012, de http://www.flickr.com/photos/mgilme/6955300153/in/set-72157629516735747/
LEZCANO BARBERO, F. & GIL MEDIAVILLA, M. (2012). Introducción a los entornos personales de aprendizaje (PLEs) aplicados a la docencia. Recuperado el 29 de julio de 2012, de http://www.flickr.com/photos/mgilme/6979028965/in/set-72157629516735747/
PRENSKY, M. (2009). H. sapiens digital: From digital immigrants and digital natives to digital wisdom. Recuperado el 29 de julio de 2012, de http://www.innovateonline.info/index.php?view=article&id=705 TIRADO, J. (2011). Mitos TIC: ¿Saben más los alumnos que los docentes? Recuperado el 23 de agosto de 2011, de http://blogs.educared.org/recomendacionestictac/2011/07/20/mitos-tic-alumnos-docentes-tecnologia/
 
Citar como:
Gil, M. (2012). El proceso de enseñanza/aprendizaje con herramientas web 2.0. ¿Quién enseña a quién? . Boletín SCOPEO Nº.67. En línea: http://scopeo.usal.es/node/2526 [Consulta: dd/mm/aaaa]

Fuente original del artículo

Ampliando nuestra Red de aprendizaje: Redes sociales, Twitter, Dropbox y Google docs

Estos  días me estoy aclimatando al que va a ser mi destino durante este curso, el CPR de Oviedo. Un año que se presenta cargado de nuevos retos y proyectos interesantes. Muchos de las ideas sobre las que ya se está trabajando en la Red de formación del profesorado es la importancia de la interconexión y colaboración entre proyectos y comunidades educativas. Para ello como afirma David Álvarez es el artículo La importancia de ser docentes conectados en su blog e-aprendizajees imprescindible :
  • Encontrarnos con otros profesionales y ampliar nuestra red de aprendizaje.
  • Compartir nuestro conocimiento, ideas y proyectos.
  • Aprender de las experiencias del resto de miembros de nuestra red, sumarnos a iniciativas, colaborar en otros proyectos…
Pues bien, poniendo en orden documentos, he encontrado unos materiales que preparé el año pasado para hablar sobre Redes Sociales, Dropbox  y Google Docs en elIES Juan José Calvo Miguel de Sotrondio. Todos estos servicios y aplicaciones nos pueden ayudar a desarrollar proyectos colaborativos dentro y fuera del aula y ampliar nuestra red de aprendizaje. Podéis descargaros los materiales desde Scribd.
Os enlazo los materiales a continuación:
En la estupenda infografía  que Manuel Gil Mediavilla ha realizado para En la nube TICse presentan cinco claves de los entornos personales de aprendizaje en la práctica docente.

Fuente original del artículo

This Is How Professors Are Using Social Media

Wonder if professors are as connected as their students? The ‘connected gap’ between the two has shrunk over the past couple years and it’s now easy to see that more professors are plugged in and harnessing the power of technology to boost their classrooms.
As you can see in the below infographic, the vast majority of professors use social media (84%) and even more (88%) use online video in classrooms. The stats go on and on but these are two noteworthy ones I thought you’d find interesting.
Ever wonder what social media sites professors use the most? Or perhaps why they use a particular site? It’s all laid out in this new infographic. Enjoy!
professors social media

Fuente original del artículo

Facebook y tuenti para padres

Fuente original del artículo

Todos tenemos un Entorno Personal de Aprendizaje

Sí, es verdad. Pero hasta hace muy poco yo no había pintado el mío.
Mientras lo hacía, me he dado cuenta que es un entorno joven, que he generado en poco tiempo haciendo una gran reforma en el anterior, incorporando nuevas herramientas e interaccionando con muchas más personas.
En realidad es muy sencillo y responde a algunas acciones muy concretas:

Buscar, encontrar…


He conseguido sistematizar y organizar mis fuentes de información, aunque sigo dejando abierta una puerta al descubrimiento y la serendipia.

Tengo en Google Reader una lista de blogs que reviso diariamente.

Participo en eventos, grupos y comunidades virtuales con distinta intensidad pero siempre con interés por estar al día.                                                                                                               

Me asomo todas las tardes a mi TimeLine de Twitter, confiando en el criterio de muchas personas ya muy cercanas.
Reviso en mi iPad contenidos agregados en formato revista sobre los temas que me interesan. Mucho más sensato que leer el periódico en estos tiempos.
Clasificar, aportar, crear
La información que identifico como útil la clasifico en mi Scoop.it:www.scoop.it/t/aprendizaje
Incluirla supone comentarla brevemente y etiquetarla con metadatos que voy incorporando intuitivamente. Esa misma intuición la uso para recuperar artículos cuando lo necesito. He publicado más de 900 enlaces (a 27 de junio de 2012) y muy pocas veces me ha costado encontrar alguno más de unos segundos.
Utilizo mi blog para escribir artículos, menos de los que quisiera y siempre con la esperanza de encontrar tiempo para hacerlo más a menudo.
Genero también mucha documentación para mi entorno de trabajo.


Compartir


Finalmente utilizo diferentes vías para compartir:


La principal la combinación Scoop.it / Twitter (los artículos que incluyo en la herramienta de curación los comparto en la red social). Esto me ha permitido dejar de ser una “oyente” y conversar. 
Tengo presencia en otras redes sociales y comunidades (Pinterest, Linkedin, Quora, Internet en el aula…) con diferente rol en cada una de ellas.
Utilizo herramientas como Dropbox, Slideshare, Google Apps para intercambiar documentos y trabajos…

PLE . Entorno Personal de Aprendizaje

Y ya está. Es así de sencillo. Este es mi PLE. Creo que ha multiplicado exponencialmente mi aprendizaje y mi productividad. 
Le dedico tiempo, pero me ha proporcionado muchas satisfacciones por dos razones:
  • La primera, que es efectivo: Ahora sé mucho más que antes. 
  • La segunda, todo lo relacionado con aprender de la interacción con otros y el concepto de colaborar y compartir como un valor.
Las herramientas no son lo más importante, podría utilizar otras. Pero sí es importante tener un método. Aunque es, desde luego, un método personal.
Y para terminar voy aquí a incluir un vídeo de una chica, Megan Douglas, que cuenta su experiencia en Twitter. Ella también encontró una manera de aprender y crecer.  Lo incluí en mi Scoop.it el 6 de Febrero de 2012. Lo publicó en su blog @oliverquinlan en un artículo inspirador que recomiendo (http://www.oliverquinlan.com/blog/2012/02/05/innovative-learning-the-story-doesnt-start-with-you/).
El vídeo de @megandouglas:




Fuente original del artículo