Sistema educativo finlandés

A lo largo de esta próxima semana voy a dedicar una serie de entradas para entender el sistema educativo finlandés, considerado por muchos como uno de los mejores.
Voy a intentar reflejar lo mejor de este sistema para intentar iniciar un debate para si es posible aplicarlo en España.
Para aproximarnos al sistema educativo finlandés hay que ver este documental “The Finland Phenomenon” el realizador Bob Compton, acompañado del investigador de Harvard Dr. Tony Wagner, revela las claves de este exitoso modelo educativo finlandés.
Ficha técnica:
Nombre: The Finland Phenomenon
País: EE.UU.
Duración: 60 minutos.
Año: 2011

Fuente original del artículo

El sistema escolar que sigue asombrando al mundo

El fenómeno finlandés: El sistema escolar más asombroso del mundo. Es un documental que describe por qué Finlandia posee un sistema educativo entre los mejores del mundo. Es un sistema educativo muy diferente al del resto de países, y su éxito rotundo los ha llevado a ganar premios en todos los ámbitos. Los alumnos estudian menos, tienen menos tareas, en tanto que los profesores reciben un sueldo competitivo y se encuentran totalmente implicados en su trabajo. ¿Por qué Finlandia? Bob Compton, creador del documental, junto al investigador de Harvard, el doctor Tony Wagner, ha decidido averiguarlo. Los resultados se han consignado en este documental. A través de entrevistas con estudiantes, profesores, padres, administrativos, directores y funcionarios del gobierno, Wagner nos revela los factores que han llevado a Finlandia a poseer el sistema educativo catalogado como número uno en el mundo.

 

Fuente original del artículo

25 lecciones del sistema educativo finlandés

Fuente original del artículo

Los secretos de Finlandia para liderar en Educación

En Finlandia el 80% de las familias va a la biblioteca el fin de semana. En ese país ser docente es considerado un honor, y para serlo hay que tener calificaciones altísimas y superar los exámenes de ingreso más duros. El doctor en Pedagogía y especialista en educación finlandesa, Javier Melgarejo, explica la relación de estos datos con el éxito de la educación en Finlandia, el país que siempre lidera las pruebas PISA.
Publicado el: 16 de diciembre de 2012 a las 12:27
Clase de primaria en Finlandia (Olivier Morin / archivo AFP)

Clase de primaria en Finlandia (Olivier Morin / archivo AFP)
A continuación, la entrevista de Joel Rosenberg y Ricardo Leiva a Javier Melgarejo, en No toquen nada (Océano FM).
Joel Rosenberg: Finlandia es el país donde la educación es gratuita e incluye el comedor, los libros y el material de estudio. Es el país donde el 94% del estudiantado termina lo que en Uruguay sería el Ciclo Básico de educación, hasta tercero de liceo. Hemos tenido muchos datos de Finlandia, sobre todo estadísticos y cuantitativos, y muchos de las pruebas PISA porque las lideran regularmente.
Pero vamos a tratar de entender un poco más lo que ha pasado en Finlandia en los últimos años, lo que pasa en sus sistemas y subsistemas de educación. Para eso vamos a hablar con un especialista, Javier Melgarejo, psicólogo, doctor en Pedagogía, docente y ex director del colegio Claret de Barcelona y especializado en educación en Finlandia.

 

Quizás lo primero, para que la gente entienda un poco, es que nos cuente cómo y cuándo decidió estudiar la educación en Finlandia y por qué.
Javier Melgarejo: Hace muchos años, hacia 1991, después de ver que en la escuela donde yo trabajo, el colegio Claret de Barcelona, había siempre muchas cosas para mejorar los resultados educativos de los chicos y chicas. Había un 20% de ellos que difícilmente conseguíamos que se graduaran, porque había mil y una cosas que no hacían que funcionaran.
Entonces nos dimos cuenta de que era un tema básico que era el tema de la competencia lectora. En esos años surgió una prueba parecida a lo que es ahora PISA, que organizaba una organización de maestros. Fue la primera en el mundo que hizo pruebas de diagnóstico de la comprensión lectora, e hizo una evaluación de todos los países que integraban esta asociación (30 y pico de países) y Finlandia lideraba la competencia lectora en 1991-92. Tanto a los catorce años como a los nueve los resultados suyos eran extraordinarios.
Y claro, yo me pregunté: ¿qué pasa aquí? La gente me decía “debe ser el frío”. Pero hay muchos países en los que hace frío y la gente no saca los mismos resultados. Tiene que haber algo. Y me pasé muchísimos años yendo y viniendo de Finlandia a España. Como soy un docente no conseguí ningún recurso especial para hacer esta investigación y me lo pagué de mi bolsillo. Con estos años fui averiguando, visitando políticos, escuelas, familias, institutos de ivnestigación. Y eso fue mi trabajo.
Usted recién hablaba de la competencia en compresión lectora que es uno de los ítems de la prueba PISA. Usted la describía en un trabajo como “la preparación o formación en lectura” y se define con “la comprensión, el empleo y la elaboración reflexiva de textos escritos con el fin de alcanzar las metas propias, desarrollar el conocimiento y el potencial personal y participar en la sociedad”. ¿Por qué es tan importante esto de la comprensión lectora?
Porque una persona que no entiende lo que lee primero de todo no puede acceder a una vida social normal, no puede firmar contratos sin saber lo que firma, no puede entender un anuncio donde se ofrezca un trabajo, no puede terminar sus estudios bien, tiene dificultades para interpretar los textos del día a día, desde el periódico hasta otras cosas, y está en una situación de vulnerabilidad. Tener buen nivel de comprensión lectora significa que es un ciudadano con todos los derechos y que puede ejercitar sus derechos. Que domina la lengua del país y por tanto puede utilizar todos los recursos y las posibilidades de ese país. Si no lo domina estará en inferioridad de condiciones.
Dice en un artículo que su hipótesis central es que la formación del profesorado de educación primaria y secundaria es básica y es la variable crítica para explicar muchas de las cosas que pasan en Finlandia.
Pues sí, yo creo que es clave. Yo comparé el caso finlandés con los países nórdicos. Porque si comparas a Finlandia con España, que es culturalmente muy diferente, hay tantas cosas diferentes que es difícil encontrar cuál debe ser la causa. Así que lo que hice fue compararlo con los otros países nórdicos: Suecia, Noruega, Dinamarca, y también como punto de referencia mío, con España. Finlandia es el país más pobre de los nórdicos, el que tiene menos PBI, el que invierte menos en todo. Tiene un estado de bienestar que tienen todos los países nórdicos. La estructura educativa es muy parecida en Suecia y en Finlandia. Finlandia que es mucho más pequeño y tiene menos recursos, pasa a todos por delante. Sorprende. Lo que tienen de diferente absolutamente en su estructura es cómo forman a esos maestros, cómo hacen esos trabajos de prácticas en las universidades y la exigencia sobre la función docente. Eso no existe en ningún otro país hoy día en toda Europa y en la OCDE hay muy pocos, así que eso es clave.
¿Cómo es esa exigencia? ¿Se basa en exámenes muy rigurosos con exigencia de alta calificación? Pero se basa también en la formación general que tiene ese docente, ¿no? Tanto en investigación, áreas artísticas, voluntariado.
Sí. Para entender un poco hay que entender los valores de los finlandeses. Uno de los valores centrales es que la persona vale lo que ella hace, no de dónde viene o de qué familia viene. Por tanto es importante tu propio desarrollo, tu estudio, lo que haces tú con tu vida, lo que tú trabajas con tu vida, eso es lo que tú eres y lo que tú vales, por tanto eso es esencial. Eso implica que la formación es una de las cosas más importantes que hay, es un valor central.
Para los finlandeses es un honor ser maestro, porque el maestro es el que transmite la lengua nacional, es el que transmite los conocimientos en nombre de la comunidad, porque es valorado desde hace muchísimo tiempo por diferentes aspectos históricos y culturales, y la gente quiere serlo, no porque gane más, porque no gana más, es que es un honor, se considera un honor. Como muchísima gente quiere acceder a las facultades de Educación, las facultades pueden seleccionar a los mejores a nivel de notas. Es la carrera con el nivel de notas más alto para acceder. Ni Ingeniería ni Medicina tienen unas notas así.
Y luego con este grupo, porque tienen que hacer varios procesos de selección, dicen: “¿queremos una persona con un buen nivel educativo, que tenga cultura? Pero que tenga sensibilidad humana porque tiene que trabajar con los niños que es el tesoro del país. Por lo tanto, gente empática, capaz de entender a los otros, de ponerse en su lugar. ¿Cómo los cubrimos?”.
Hay universidades que lo hacen con pruebas, otros lo hacen con entrevistas. Otros miran si ha tenido alguna actividad social, si ha estado cuidando ancianos. Se mira el nivel de sensibilidad musical y artística que tenga esa persona. Usted se sorprendería de ver muchísimas clases de primaria en Finlandia con pianos, y es porque los profesores tocan casi todos ellos el piano. Tienen personas con un nivel muy especial pero porque creen que quien tiene que dedicarse a los chicos tiene que ser el mejor del país.
Usted hablaba de la remuneración. ¿Cómo es en relación con las otras profesiones?
Socialmente está muy reconocido pero económicamente tiene un sueldo medio tirando a alto. No es un sueldo bajo comparado con los otros países de OCDE. Por ejemplo, los españoles tenemos un sueldo parecido a los finlandeses pero como puede ver ellos son más eficientes que nosotros en este contexto.
Usted habla de subsistemas dentro del sistema: subsistema escolar, familiar, de recursos culturales, donde están las bibliotecas, ludotecas, cines, y cuenta que en Finlandia encajan perfecto. ¿Por qué y cómo?
El sistema educativo, a mi entender, no es solo las escuelas. Un sistema es todo lo que ayude en el proceso educativo, y eso incluye tres aspectos: uno, la familia, dos, la escuela, y tres, las bibliotecas, ludotecas, la misma televisión o la radio u otros medios de comunicación, y luego actividades extraescolares que hacen muchos niños y niñas en el país.
Lo que ellos tienen muy bien pensado y muy bien organizado es la manera en que la familia apoya al proceso educativo en la escuela. Los maestros son tan queridos por las familias que padres le dicen a los hijos: “Al maestro hay que hacerle caso, el maestro es el representante mío en la escuela. Tienes una persona al lado que te quiere y tienes que hacerle caso”.
El maestro puede decir una cosa, por ejemplo, en mi país, y es incomprendido. Allí en cambio es muy valorado. Cuando un maestro dice “mire, este niño tiene un problema, ustedes nos tienen que ayudar”, los padres en Finlandia se sienten los primeros responsables, y ponen los cinco sentidos. En esta idea, en este contexto, la familia hace de apoyo a la escuela. “Tú eres responsable de tu estudio, tú tienes que ir con cuidado de no dejarte los libros, tú tienes que leer cada día un poco, pero yo también, y vamos todos juntos a la biblioteca, o leemos en casa, o te apoyaré en las tareas que haya”.
A nivel de actividades socioculturales, parecen tonterías, pero por ejemplo en la televisión en Finlandia todos los programas se emiten subtitulados, especialmente si se emiten en lengua que no sea finlandesa. Entonces los chicos tienen que aprender idiomas, porque sino no entienden los dibujos animados, y cuando empiezan a leer es apasionante, empiezan a entender los dibujos. Eso les ayuda enormemente a tener ganas de leer, porque sino no entienden eso. En España esto no ocurre.
Las bibliotecas están abiertas en todos los horarios posibles, la gente acude, son muy accesibles, no como en otros países que hay horarios que hacen imposible eso. Hay muchos autobuses que son bibliotecas que circulan por todo el país para que incluso un pueblo o la ciudad que no lo tenga pueda tenerla una o dos o tres veces por semana.
Se potencian desde el estado estas tres piezas de encaje y como un reloj. Si no es así, lo que ocurre es que se bloquea todo el sistema y todo se paraliza.
Usted hacía algunas observaciones que después escribió como cosas que le sorprendían: “las primeras lecturas sobre el sistema educativo finlandés me permitieron observar un hecho que posteriormente me desconcertó aún más. Los niños y niñas finlandeses empezaban la escolaridad obligatoria a los siete años”. Pero claro, antes de los siete años pasan muchas cosas muy interesantes, con mucho soporte, ¿no?
Esto sorprende. Aquí en España por ejemplo la gente viene a la escuela a los seis obligatoriamente. De los tres a los seis años prácticamente el 99% está escolarizada en guarderías asociadas a centros de Primaria. Pero en Finlandia, contra todo lo que pensaba, veo que no. ¿Cómo puede ser? A los nueve ya daban la señal de que eran los primeros en competencia lectora. ¿Qué hace esta gente con dos años? Es sorprendente. Ellos creen que a los siete años el cerebro humano está preparado para que se le active todo el tema de lectoescritura, entonces es cuando le pegan fuerte a eso. Se activan todas las cosas que son importantes como la comunicación oral, como el juego, como la estimulación de todos los sentidos.
Aquí (en España) hay un poco la tendencia de que si se empieza antes a leer, se acabará mejor. Y ellos (los finlandeses) no lo creen, y lo cierto es que esos resultados desconciertan. En Finlandia la mitad de la población no va a la guardería. Entonces es complicado pensar que si la mitad no va a la guardería, tengan unos resultados debido a factores preescolares.

Antes de los siete años hay algunos subsidios para que las madres puedan trabajar o quedarse en sus casas.

Eso es el estado de bienestar nórdico que al menos a mí me pareció extraordinariamente bien montado y organizado. Usted tiene la libertad para escoger varias opciones porque ellos creen que en la persona lo importante es la libertad para que pueda adecuar su vida y crecer como él quiera. Entonces le dan tres opciones: si usted se quiere quedar en casa (generalmente la madre) le damos una cantidad de dinero para que cuide de este hijo; si prefiere que la tenga una cuidadora familiar, que son señoras que tienen cuatro, cinco o seis chicos (no más) en su casa y se responsabilizan de ellos y hacen actividades, el estado les paga a estas señoras; y también existen sistemas de guardería municipal que más o menos la mitad de la población accede a ellas. La gente escoge en función de sus intereses, de sus necesidades y de su situación personal.
Ricardo Leiva: ¿Desde cuándo está instalado este modelo? ¿Cuándo empezó a funcionar esta lógica?
Esta lógica tiene ya unos treinta y pico de años, 35 tal vez. Tampoco hay datos anteriores de pruebas internacionales pero los finlandeses tomaron decisiones muy fuertes hacia finales del 69-70, y eso fue debido, aunque parezca increíble, a problemas políticos y de peligro nacional, porque en el 69 hubo riesgo de guerra nuclear entre Estados Unidos y la Unión Soviética. Finlandia está al lado, era el primero que tenía la Unión Soviética, y han tenido un montón de guerras con los rusos y con la URSS cuando se constituyó, y ellos sabían que si había una guerra, el primer país que era invadido eran ellos. Si querían sobrevivir a una invasión tenían que tener un dominio muy grande, educativo, cultural, de su lengua, para que no desapareciera después de la invasión. Esto parece raro, pero es así, es contado por ellos mismos. Se tomó esa decisión de invertir en educación ya que cañones contra la Unión Soviética no era una buena opción.
Joel Rosenberg: ¿Cómo es la realidad hoy en educación pública, privada, gratuita? ¿Cuál es el porcentaje de estudiantes?
Más del 96% está en centros públicos, de titularidad municipal, es decir que el propietario de la escuela es el municipio. Finlandia es un país muy descentralizado políticamente y también educativamente. El director es contratado por el Consejo Municipal, el director es quien escoge a los maestros, lo paga el Consejo Municipal que recibe a sus vez los fondos del Estado.
Usted viajó muchas veces a Finlandia. ¿Cómo son los centros educativos?
Lo que destaca es primero la luminosidad. En Finlandia hay cuatro meses donde hay poca luz. Por tanto la luz es muy importante. Son edificios con calefacción en el suelo porque hace muchísimo frío en invierno. En el centro de Finlandia pueden tener temperaturas de 36° bajo cero con mucha facilidad. Si usted entra en una escuela finlandesa sabrá que entra en una escuela porque se parece muchísima a todas las escuelas del mundo. Lo que ocurre es cómo se hace ahí el trabajo: probablemente sea con una calidad muy especial.
La propuesta educativa… Hablábamos de los siete años, allí se comienza la escuela. Luego viene el liceo, la secundaria. ¿Cuántos años son?
En Finlandia hay una primaria de primero a sexto, luego una secundaria obligatoria de tres años. Y luego un bachillerato o formación profesional también de tres años. Hay un porcentaje enorme, el 96 o 97% de la gente, que aprueban los niveles obligatorios, es decir que o bien acceden al bachillerato perfectamente o acceden a la formación profesional. Por tanto las vías están muy bien estructuradas. Luego, como en todos los países, hay una universidad que tiene licenciaturas o posgrados, y luego hay cursos de posgrado y el doctorado.
¿En la Universidad hay pruebas de ingreso?
Cada universidad tiene libertad para poner todas las pruebas de ingreso que quiera. Por ejemplo, en la Universidad de Jyväskylä, en el centro del país, tienen un test para ver un poco la personalidad de los alumnos. Cada facultad tiene libertad para escoger, pero claro, la gente sabe que hay unas variables que son muy importantes, como el dominio de la lengua, el dominio informático, el dominio del cálculo, porque muchísimos maestros vienen a primaria sin haber dominado las matemáticas. Un maestro en primaria tiene que tener un dominio grande de las matemáticas porque luego no lo puede enseñar si no.
¿Y las asignaturas que se priorizan? Por ejemplo, en edad del liceo, del ciclo básico obligatorio, ¿cuáles son?
Las asignaturas son muy parecidas a toda Europa. Pero extrañamente hacen menos horas de trabajo lector que los suecos, daneses o españoles. Y a pesar de que hacen menos horas, tienen mejores resultados. Por ejemplo, a los 12 años, en Finlandia trabajan 170 y pico de horas en lengua, en España son 200 y pico, y la media son 211. Es decir, hacen menos en proporción.
¿Cómo los califican? ¿Hay evaluaciones constantes?
Manejan todo tipo de evaluaciones. A partir de sexto hay muchísima autoevaluación, evaluación de los compañeros. La gente utiliza todo tipo de evaluación. Sobre todo es importante la autoevaluación, que uno mismo sepa cómo va desarrollándose y cómo va mejorándose. Eso es importante enseñarlo. Tú te das cuenta que tienes problemas, no que te lo diga yo, que soy tu maestro, sino que tú te vas dando cuenta a medida que trabajas: “yo esto no lo acabo de dominar, tengo esta dificultad”. Entonces pides ayuda y se te ayuda. A quien hayan detectado un problema inmediatamente se ponen en marcha especialmente al principio de lo que sería siete y ocho años, todos los recursos que tiene el país para que ese niño no quede bloqueado.
¿Las evaluaciones a los docentes son regulares también?
Depende. Una cosa que sorprende: no hay un equipo de inspección en Finlandia. No hay un solo inspector. ¿Cómo puede ser? Porque hay un enorme sentido de responsabilidad de la gente, porque el municipio inspecciona todo, y si el municipio no lo hace bien, al cabo de cuatro años que vienen las elecciones se van todos a la calle. Entonces están desesperados por que la escuela funcione muy bien. El ayuntamiento hace evaluaciones por todos lados y hay un instituto de evaluación de Finlandia que está en Jyväskylä, y luego el ministerio, que puntualmente hace pruebas de evaluación internas y luego hay reválidas.

 

Fuente original del artículo

5 motivos de por qué Finlandia tiene el mejor sistema educativo

Gran explicación redactada por Lluis Torrent en el blog Unitedexplanations en el cual indica cuales son los motivos para que Finlandia tenga el mejor sistema educativo, o uno de los mejores. Reproducimos de forma íntegra esta entrada. Leer original
Hace unos meses tuve la oportunidad de trabajar con una chica finlandesa. Era una recién licenciada en Administración y Dirección de Empresas que aspiraba a estudiar un máster en Harvard pero que, a pesar de tener un buen currículum académico que se lo permitía, no pudo cumplir su ilusión por motivos económicos. Era una chica con un extraordinario nivel de inglés, casi nativo diría yo, unas calificaciones universitarias excelentes, había vivido en el extranjero durante varios años (a pesar de tener solo 22 años), había viajado mucho, tenía un background académico muy potente y además hablaba sueco y tenía buen nivel de chino.
Me contaba como su familia le daba una extrema importancia a la educación, la cual había permitido a su padre ocupar un puesto de alta dirección en la empresa Nokia Siemens Networks en la oficina de Hangzhou, en China. Pero lo más sorprendente de todo es que esa chica, a pesar de las habilidades y destrezas mencionadas más arriba, parecía alguien más bien común, alguien “promedio” de la sociedad finlandesa.
El ver ese “alguien promedio” con un perfil educativo tan alto me hizo despertar la curiosidad. ¿Cómo es estudiar en el mejor sistema educativo del mundo?

Educación como clave de competitividad en Finlandia

Finlandia es según el último Índice de Competitividad Global (ICG) del Global Economic Forum el tercer país más competitivo del mundo, subiendo un puesto en relación al año anterior. Las razones de esta excelente clasificación son varias: el buen funcionamiento de sus instituciones públicas, su transparencia, su capacidad de innovación, su buen sistema de salud y, en especial, su extraordinario sistema educativo.
Finlandia ocupa el primer puesto en educación primaria, así como en educación superior y formación en el ICG, resultado de un fuerte énfasis en la educación en las últimas décadas. Esto ha proporcionado a la fuerza laboral con las habilidades necesarias para adaptarse rápidamente a un entorno cambiante y ha sentado las bases para sus altos niveles de adopción tecnológica y de innovación. Finlandia es hoy uno de los países más innovadores de Europa, ocupando el segundo puesto en la tabla, sólo por detrás de Suiza. Desde que la OCDE comenzara en el año 2000 a elaborar su informe PISA, Finlandia ha acaparado los primeros puestos del podio en Europa por su excelente nivel educativo.
scorepisa_thumb

¿Por qué Finlandia tiene la mejor educación del mundo?

Para poder desarrollar adecuadamente las razones por las cuales Finlandia tiene el mejor modelo educativo del planeta nos centraremos en cinco aspectos clave: la figura del profesor, el método educativo, los centros educativos, la cultura educativa y la política en materia de educación.

La figura del profesor/a

Sin duda el aspecto más relevante del éxito educativo en Finlandia es la gran valoración que recibe la figura del profesor. Aun cuando su sueldo medio, alrededor de los 3.400 euros (en 2010), no sea muy elevado (de hecho menor que otros países europeos, incluso menor que en España), el prestigio que posee en la sociedad finlandesa hace que dicha profesión sea una de las más solicitadas por los estudiantes. Tal es la demanda de esta profesión que son admitidos en las facultades menos del 10% de los aspirantes, lo que implica que para el acceso se requiera una nota elevada y una prueba de selección. Para ser maestro se necesita una calificación de más de un 9 sobre 10 en sus promedios de bachillerato y de reválida y se requiere además una gran dosis de sensibilidad social (se valora su participación en actividades sociales, voluntariado…). Cada universidad escoge después a sus aspirantes a profesores con una entrevista para valorar su capacidad de comunicación y de empatía, un resumen de la lectura de un libro, una explicación de un tema ante una clase, una demostración de aptitudes artísticas, una prueba de matemáticas y otra de aptitudes tecnológicas. 
La carrera de magisterio tiene una duración de cinco años (en España son tres), pues se le exige a todo maestro que además de los tres años de licenciatura se cursen obligatoriamente dos años de un máster de especialización. La formación es muy exigente ya que el objetivo de la misma es preparar a los universitarios para que se conviertan, más que en profesores, en expertos en educación. Al final de la carrera los alumnos más brillantes suelen dedicarse a la enseñanza infantil,a la que se considera la etapa decisiva para que el resto del proceso educativo sea bueno.
Los profesores no solo enseñan materias en los colegios. En muchos pueblos finlandeses a menudo la gente visita a sus profesores para pedirles consejo sobre todo tipo de asuntos. La comunidad confía en los profesores porque saben que han sido muy bien preparados ya que los alumnos con mejores resultados son los únicos que pueden acceder a la docencia.

El método educativo

El  método educativo finlandés destaca por varios elementos novedosos. El primero de ellos consiste en que la escolarización se produce a los siete años, más tarde que en muchos países europeos. Esta decisión se atribuye a que no es hasta los siete años de edad cuando los niños llegan a una madurez intelectual suficiente que les permita asimilar y comprender la información que van recibiendo.
Durante los primeros seis años de la primaria los niños tienen en todas o en la mayoría de las asignaturas el mismo maestro, que vela por que ningún alumno quede excluido. Es una manera de fortalecer su estabilidad emocional y su seguridad. Hasta quinto no hay calificaciones numéricas. No se busca fomentar la competencia entre alumnos ni las comparaciones.
Los niños tienen menos horas lectivas que en otros países.  A parte de eso se considera que los niños finlandeses, a diferencia de lo que sucede con los niños orientales, deben jugar el máximo tiempo posible para que gocen de su infancia. Los alumnos solo acuden a clase durante 4 o 5 horas al día durante sus dos primeros años de clase. En total, suman 608 horas lectivas en primaria, frente a las 875 horas de España, con deberes en casa que no son excesivos. En casa es donde empiezan a aprender la lengua y a socializarse. En el colegio la socialización sigue siendo muy importante. La relación con el profesor es fundamental y resulta muy cercana porque no hay más de 20 alumnos por clase. El número de matriculados en un colegio también es muy reducido.
La metodología ha abandonado las memorizaciones típicas del sistema educativo de la Ilustración y hace énfasis en el desarrollo de la curiosidad, la creatividad y la experimentación. No es una cuestión de transmitir información, sino que es más importante aprender a pensar.
La tipología de clases, lejos de convertirse en una clase magistral fundamentalmente unidireccional, se convierte en un debate abierto donde los profesores fomentan mucho la participación. Los profesores finlandeses trabajan mucho en grupo con sus alumnos, buscando retroalimentación de los mismos y realizando clases participativas, donde el ambiente es relajado y tolerante.
Además, el profesor está forzado a ir renovando sus clases y métodos de enseñanza para atraer la atención de los alumnos, actualizando y vinculando aquéllo que enseña en el aula con sucesos reales y formas que motiven a los estudiantes. Por ello en las clases se proyectan vídeos de YouTube, se preparan temas investigando en Wikipedia o Facebook, utilizan cómics y escuchan música. No existe una vida dentro del aula diferente a la vida detrás de sus puertas, y la tecnología, igual que ocurre en sus casas, se utiliza a menudo en clase.
El profesor, además, recibe evaluaciones y feedback por parte de otros profesores más experimentados en el modo en que imparten sus clases para que éstos puedan mejorar su método educativo.

Los centros educativos

Cada colegio tiene autonomía para organizar su programa de estudios. La autonomía de los colegios se enmarca dentro de un sistema en el que la educación se concibe como algo gratuitoe igual para todos. Los niños tienen acceso a centros de enseñanza similares y no pagan por el material. Los colegios proporcionan libros, ordenadores e incluso la comida. La planificación educativa es consensuada entre los profesores y los alumnos. Los adolescentes dan su opinión sobre las propuestas de los docentes, informan de sus intereses y participan en la organización del curso. Un hecho que puede atribuirse a un sistema basado en latransparencia, el cual rige también las instituciones públicas del país.
Otro elemento significativo con el que cuenta el sistema finlandés es, según José Antonio Marina, el trabajo integrado de todos los estratos del sistema educativo. Mientras que en España los niveles de enseñanza están completamente separados (“primaria y secundaria no trabajan juntos y secundaria y la universidad no lo hacen en absoluto”) allí están acostumbrados a organizar el sistema educativo como un todo, “por lo que la colaboración para mejorar los planes de estudio es muy grande”.

La cultura educativa

“El éxito finlandés se debe a que encajan tres estructuras: la familia, la escuela y los recursos socioculturales (bibliotecas, ludotecas, cines…)“, explica Javier Melgarejo. Los tres engranajes están ligados y funcionan de forma coordinada. “Los padres tienen la convicción de que son los primeros responsables de la educación de sus hijos, por delante de la escuela” y complementan el esfuerzo que se hace en el colegio. “En Finlandia el 80% de las familias van a la biblioteca el fin de semana”, añade Melgarejo, para quien este estímulo de la lectura en casa resulta fundamental.
Existe una herencia cultural luterana basada en la responsabilidad que fomenta la disciplina y el esfuerzo, a la que también acompaña una climatología que empuja a encerrarse en casa, pero estos factores también están presentes en otros países vecinos, como Suecia o Dinamarca, que disfrutan de mayor nivel económico y sin embargo figuran varios puestos por debajo en PISA. “No son las variables socioeconómicas las determinantes“, subraya Melgarejo.

Las políticas en materia de educación

Las ventajas que proporciona el modelo finlandés a sus estudiantes provienen de su gasto público, que representó en 2009 el 6,8% del PIB (el 5% en España). Así, la enseñanza obligatoria es gratuita en todos sus conceptos, desde el material hasta los gastos de comedor, e incluso el colegio ha de garantizar el transporte en el caso de que los niños deban desplazarse al centro desde una distancia superior a los 5 km. También los estudios universitarios son gratuitos, incluidos aquellos destinados a los adultos que, contando con un trabajo, quieren reciclarse o simplemente mejorar su formación. Todo ello para que aprender en Finlandia no sea un problema de dinero.
En Finlandia la educación es uno de los temas sobre el que existe consenso político respecto a su importancia, lo que supone una estabilidad en el sistema educativo que permite que éste se desarrolle completamente, pueda evolucionar y madurar dentro de los mismos parámetros. Por contraposición, España ha sufrido 6 o 7 cambios relevantes en su sistema educativo, desde la LEG hasta la LOE, pasando por la LOGSE.
Harri Skog, secretario de Estado de Educación de Finlandia desde 2006, resumía en una frase la importancia de este proceso: “La educación es la llave para el desarrollo de un país”. Por eso el país nórdico dedica del 11 al 12% de los presupuestos del estado y los ayuntamientos a financiar este modelo de educación. Pero este gasto se hace de un modo eficiente. Tal y como indica Javier Megias “el gasto medio por alumno entre España y Finlandia es similar y no se encuentra en niveles exorbitados, apareciendo diferencias relevantes sólo cuando se alcanza la Educación superior.”
El sistema social finlandés contribuye además con numerosas ayudas oficiales a las familias para que puedan conciliar su trabajo y la atención a sus hijos y, con ello, continuar con su dedicación y empeño educativo también en el hogar.

Conclusión

El modelo educativo finlandés está pensado principalmente para que “nadie se quede atrás” confiriendo un sistema educativo que presta atención a cada pequeño detalle para favorecer que el finlandés medio tenga un nivel educativo alto o muy alto. Aunque el sistema tiene un nuevo reto a superar, identificado ya por parte de las autoridades educativas del país: la necesidad de centrarse más en los alumnos con mayor potencial para incrementar aún más sus resultados y habilidades, consiguiendo así estudiantes sobresalientes que destaquen por su excelencia y sobresalgan entre las élites profesionales y académicas mundiales.

Fuente original del artículo

SISTEMA EDUCATIVO FINLANDÉS

Ahora que la nueva ley de mejora de la calidad educativa está en todos los medios, quizás sea ya demasiado tarde (o quizás no) para ver qué enfoque le han dado otros a los que les ha ido bastante mejor.

Las claves del sistema educativo en Finlandia 

Creado por: United Explanations

Si yo me apellidara Wert y sería ministro, ahora me estaría preocupando del anteúltimo punto, ese que dice: “En Finlandia existe estabilidad en el sistema educativo debido al alto consenso político”.

Fuente original del artículo

Datos sobre Finlandia a tener MUY en cuenta

educación Finlandia
Siempre hablamos de Finlandia, y creo que, mientras el cabeza de lista de países en cuanto a calidad educativa siga siendo este país, la tendremos que seguir comiendo.
Debemos protestar por las cuestiones relativas a nuestro sistema educativo, podemos excusarnos porqué siempre aparece en las quinielas comparativas, incluso creo que se abusa de este ejemplo intentando extrapolaron literalmente a nuestro país, y eso no es posible, aunque yo personalmente defiendo la inclusión de muchas de sus ideas y bases que son muy fácilmente trasplantables a cualquier sistema educativo.
Y para poner en perspectiva de qué hablamos, podemos detallar alguna cuestión en concreto que puede, o debe, hacernos pensar.
  1. El número de docentes en Finlandia para las etapas de primaria y secundaria es de cerca de 300.000.
  2. La ratio de alumnado/docente en Finlandia es de 14 a 1 para primaria y de 10 a 1 en secundaria. En nuestro caso las aulas están entre 20-25 (sin contar repetidores) para primaria y de más de 30 para secundaria. 
  3. El nivel académico necesario para poder ejercer la docencia es de licenciatura, con una especialización en materia o en etapa si es para primaria. Esta capacitación es completamente “pagada” por el estado.
  4. El alumnado no comienza su escolarización obligatoria hasta alcanzar los 7 años.
  5. El único test oficial (o reválida para el señor Wert) se realiza al alcanzar los 16 años y no antes.
  6. No existen aulas separadas para trabajar con alumnado que aprende sin problema alguno y los que presentan necesidades espaciales para su aprendizaje. Todo el alumnado es atendido en la misma aula.
  7. El nivel de gasto en materia educativa de Finlandia es superior al de España, más de 14%  de diferencia a favor deFinlandia (6,8% del PBI en 2009 comparado con el 4,3% de España -eso antes de los recortes, claro. 
  8. Además, Finlandia invierte íntegramente en las escuelas públicas, educación que supone un 94% del total de centros no universitarios mientras que en España ronda el 70% y aumentando considerablemente la privatización en los últimos años…
  9. Dos terceras partes del alumnado finés alcanza el bachillerato, es la ratio más elevada de toda Europa.
  10. Sólo el 10% de las mejores alumnas y alumnos en cada promoción acceden para ser formados como docentes. Y sobre formación docente inicial y permanente habría mucho que halar, máxime ahora que en España prácticamente se ha eliminado (eufemísticamente se ha pasado a “on-Line”).
  11. Los agrupamientos para las clases de las áreas de ciencias tienen un máximo de 16 niñas y niños, lo que permite a cada uno de ellos acceder a realizar pruebas empíricas de laboratorio. Aquí sabemos que la ratio ya era elevada (y mentirosa cuando no tiene en cuenta en ella a los repetidores), y la volvemos a subir (perdón, en lenguaje ‘wertliano’ se ha flexibilizado).
  12. El abandono escolar roza el 10% en Finlandia, mientras que en España roza el 30%. 
  13. El tiempo dedicado en nuestro sistema educativo para el esparcimiento del alumnado en primaria es de media hora, mientras que en Finlandia es de 75’, un 50% más.
  14. La cantidad de horas dentro del sistema educativo es un 126% en España con respecto a Finlandia.
El que quiera ver más cuestiones relativas a la comparativa (desde mi punto vista) entre el sistema educativo español y finés puede visitar esta entrada en este mismo blog.
Ahora, que cada uno saque sus conclusiones, sobretodo teniendo sobre nuestras cabezas semejante guillotina con la LOMCE.

Fuente original del artículo