las apariencias engañan

Casi siempre, las apariencias engañan, lo aparente se impone como real, lo superficial parece esencial… Siempre queda bien el ensalzamiento del ego (individual o colectivo) con o sin criterio…

De mi perro aprendí…

De mi perro aprendí….

Hemocional005

Compartir… pequeñas lecciones

¿Quién dijo que no es posible cambiar el mundo?

Quien dijo que no es posible cambiar el mundo, se equivocó. Lástima que le sigamos haciendo caso…

A propósito de la última del Sr. Wert…

Wert: “Los universitarios no deben estudiar lo que quieren, sino lo que les emplee” (ver noticia)

Me duele el titular y me duele la perspectiva. Soy tutor de 2º de bachillerato y cada día estoy con alumnos que miran con preocupación hacia su futuro. ¿He de decirles que no han de estudiar lo que quieren, sino lo que les emplee?

Antes me encantaría tener respuesta para algunas preguntas. Son muchas, así que citaré solo dos.

1.- Señor Wert: ¿me podría decir qué es aquello que hoy emplea en un país donde se supera el 55% de paro juvenil? En mi ciudad, cada día, cinco personas salen a otros países en busca de empleo. ¿No cree usted que es mucha gente? ¿Sinceramente cree que ninguno pensó en su futuro profesional al elegir sus estudios?

2.- Señor Wert: ¿acaso ha mirado usted a los ojos de los alumnos de bachillerato cuando piensan en su futuro? Créame… también les preocupa cuál será la mejor opción para poder vivir de ella en el futuro. De verdad… no son ni tan ilusos ni tan mediocres como nos los quieren presentar en ocasiones.

Qué lástima y qué rabia…

Si algún día me lee, discúlpeme, Señor Wert. Gracias a Dios nadie me dijo que no estudiase lo que quería sino aquello que me emplease. Si lo hubieran hecho, hoy no me dedicaría a lo que me dedico. Y, de verdad, es algo que me hace muy, muy feliz.

Creo firmemente, en la potencialidad de la felicidad. Treinta años de vida laboral dedicada a algo que a uno no le hace feliz no puede generar más que mediocres. Y en este país ya tenemos bastantes. Algunos, además, se muestran a diario, saliendo en los periódicos con intenciones y declaraciones proféticas como las suyas.

Lo siento, Señor Wert. Intentaré seguir haciendo bien mi trabajo. Intentaré seguir haciendo brotar el brillo en los ojos de los alumnos al intuir su futuro, acompañándoles en el diseño de aquello que les puede hacer felices en un futuro que solo a ellos les pertenece. Intentaré seguir haciéndoles conscientes del calado de decisiones como la que tienen que tomar al elegir sus estudios, donde, no lo pongo en cuestión, el empleo es un factor, pero no es ni el único ni, quizás, el más determinante.

Simplemente… soñar

Si un pez nunca se mueve, nunca llegará al cristal de la pecera ni sabrá que no está en libertad.
Qué necesario es querer ir más allá, aspirar un futuro, soñar, pensar en grande, olvidar tantas justificaciones y excusas, asumir el esfuerzo y la superación.
¿Te imaginas que tú mismo te enviaras un mensaje para ser entregado 20 años después? Quizás deberíamos asegurarnos que, de alguna manera, nunca olvidaremos nuestros sueños

¿Qué necesitas?

¿No puede suceder que muchas veces nos empeñamos en actuar sin, antes, haber analizado objetivamente la realidad?

Acciones sin análisis de bien poco valen. No impactarán allí donde queremos.