Nueva guía didáctica para las aulas 1×1

Fuente original del artículo

Cuando hacia 2008 empezamos a hablar de las aulas 2.0 (en algunos lugares se llamaban aulas 1×1), las asociábamos a que los estudiantes pudieran disponer de un pequeño ordenador portátil (netbook) para realizar diversos trabajos (cada alumno un ordenador, 1×1).
Además, se contaba con que las aulas tendrían conexión a Internet, de manera que los estudiantes con su netbook podrían utilizar las prometedoras aplicaciones de la llamada web 2.0, que permitían que todos pudiéramos interaccionar y compartir nuestros materiales y comentarios con todos.
Han pasado 6 años, ahora las cosas ya no son exactamente así.

En esta nueva guía de las aulas 1×1 se abordan  tres cuestiones:

  • ¿Qué son? ¿Qué recursos tecnológicos integran? ¿Qué aporta cada uno?
  • Orientaciones para su utilización
  • 29 modelos didácticos de uso de las aulas 1×1

Herramientas de colaboración flipped: Dweeber

Fuente original del artículo

Dweeber es una herramienta de Internet que permite a los estudiantes mantener sesiones de estudio con sus amigos, y discutir sobre sus deberes. Permite a los estudiantes a resolver problemas, hablar de temas y compartir ideas sobre proyectos. Los estudiantes pueden empezar por completar su perfil de SMART con el fin de mostrar su vida en relación con actividades sociales, estudios, deportes, etc

Dweeber es eficaz en aquellos casos en los que los estudiantes necesiten unir sus cabezas como un grupo para completar tareas. La diversión que proporciona, fuera de los edificios de la escuela, es exactamente lo que hace que sea una herramienta interesante y útil. Los estudiantes pueden compartir sus perfiles y los sitios web con los demás para ganar puntos. Es gratuita.

Captura de pantalla 2014-10-01 a la(s) 19.34.41

Mobile learning: cuando los móviles permanecen encendidos en clase

”No competirás con el teléfono móvil por la atención de tus alumnos, te aliarás con él”
¿Llegaremos a ver escuelas en las que no sólo no se obliga al alumno a apagar el móvil en clase sino que se le invita a utilizarlo? Algunos expertos en innovación educativa apostarían a que sí, pues conciben los dispositivos móviles como poderosas herramientas para la enseñanza.
En este sentido, Saint Xavier University de Chicago ya identificaba recientemente en una infografía la tecnología móvil como una de las tendencias que van a impactar en la educación en los próximos años, junto a aspectos como el cloud computing, el gaming y el uso de contenidos abiertos.
En general, cada vez se detectan más ventajas de trabajar en el aula con dispositivos móviles como tablets o smartphones en lugar de limitarse a los ordenadores, tanto fijos como portátiles, pues son más baratos y necesitan menos infraestructura de apoyo.
Mobile Learning
Sin embargo el ahorro de costes no es el único factor que puede introducir la telefonía móvil en los centros escolares. El pasado 25 de enero la Directora de Comunicación en la Escuela de Organización Industrial, Tíscar Lara, defendió en el Espacio Fundación Telefónica de Madrid las bondades de estos dispositivos para el aprendizaje, dentro de una de las jornadas del ciclo Escuela de Educación Disruptiva.
Básicamente, Lara postula que la tecnología es un medio para empoderar a la comunidad de aprendizaje como agentes creadores. En este proceso el estudiante se convierte en creador de contenidos gracias al smartphone y a la tablet, asumiendo ahora un rol compartido con el docente que antes estaba limitado en exclusiva a este último.
La tecnología móvil contribuye a expandir el aula y el alcance del aprendizaje, y además presenta como ventajas su alta penetración (más que los ordenadores), que ofrece la posibilidad de establecer una comunicación espontánea multimedia, que son dispositivos fáciles y cómodos de llevar, que se pueden usar en distintos lugares y momentos, presentan además un componente afectivo y personal, y finalmente, permiten aprender fuera del contexto formal.
Por otro lado, la investigación empírica que ha llevado a cabo el Grupo de investigación EMA de la Universidad de Barcelona en torno al mobile learning parece confirmar las ventajas de esta tecnología. De hecho una de las principales conclusiones del trabajo es el aumento de la implicación, la motivación y la proactividad de los alumnos que usaron móviles en la experiencia.
La utilización de teléfonos móviles para crear contenidos por parte de los alumnos, que posteriormente se subieron a una web, fue quizá la actividad más valorada del proyecto. En este sentido, surge la pregunta sobre si el aprendizaje debe ser un acto de creación o un acto de contemplación, que la base de la enseñanza tradicional.
Mobile Learning tablet
Los autores afirman que la experiencia con móviles cumplió con las “4 Ps” que deben incluir las actividades que enganchan al alumno y que mejoran su aprendizaje:
  • – Placed (ubicada): las actividades desarrolladas pertenecían a intereses de los centros y de los estudiantes.
  • – Purposeful (con sentido): las actividades propuestas pedían la responsabilidad de cada miembro participante y dotaba de sentido el proceso desarrollado y el producto final.
  • – Passion-led (motivadora): las actividades llevadas a cabo aumentaron la implicación de los estudiantes.
  • – Pervasive (persistente y englobadora): el alumnado ha ampliado los contenidos del aula y el producto elaborado queda para la comunidad educativa.
El trabajo Mi móvil al servicio de la comunidad: aprender y compartir acaba con una serie de ideas que orientan sobre cómo aplicar las tecnologías móviles en el aula:
  • – Dadas las inmensas posibilidades que presentan los teléfonos y las tabletas como herramientas educativas, es necesario favorecer espacios y estrategias de aula para su uso.
  • – Los estudiantes pueden ser también constructores de información, no sólo meros consumidores de contenidos en la red, y resulta interesante incitarles a compartir on line sus trabajos, aportaciones y aprendizajes.
  • – El aprendizaje no se limita a lo que sucede en el aula por lo que resulta positivo crear proyectos de contacto con la comunidad o la realidad más cercana.
  • – El trabajo colaborativo debería enseñarse y aplicarse como auténtico trabajo en equipo, y las comunicaciones móviles tienen mucho que aportar en este campo.
  • – De forma más general, reforzar las propuestas de innovación en educación con la implicación de toda la comunidad educativa (dirección, padres, madres y profesorado) es garantizar su éxito.
En este sentido, no está de más citar para terminar uno de los “10 mandamientos del profesor-coach” del experto Raúl González, que se ajusta perfectamente a nuestro caso: “No competirás con el teléfono móvil por la atención de tus alumnos, te aliarás con él”.

Fuente original del artículo

Los beneficios del iPad en clase

Estudios científicos reportan que las tabletas ayudan a que los estudiantes tengan mejores notas en el colegio. Los expertos hablan de sus beneficios.

Los beneficios del iPad en clase.

Foto: Ilustración: Javier de la Torre Galvis – Semana

Por estos días los estudiantes regresan al colegio y entre los útiles escolares que alistan hay uno que se ha vuelto cada vez más importante: el iPad. Aunque algunos se muestran escépticos de sus bondades y creen que este aparato es un distractor, desde que Apple lo lanzó hace cuatro años varios colegios y universidades lo han adoptado como una herramienta clave para facilitar el aprendizaje, mejorar la enseñanza y, por ende, fortalecer el rendimiento académico. Las experiencias lo corroboran.

La firma Futuresource Consulting reveló en un informe publicado en 2013 que varias instituciones educativas alrededor del mundo están invirtiendo mucho dinero en tabletas para que cada estudiante tenga la suya propia con programas y aplicaciones educativas que complementan sus clases. Varios estudios han demostrado, por ejemplo, que los niños que usan una aplicación conocida como Motion Math mejoran sus calificaciones en matemáticas en un 15 por ciento en promedio.

Aunque la mayoría de las instituciones donde se ha instaurado este sistema están en Estados Unidos, Europa o Asia, en Colombia ya hay algunos avances. En Colombia el Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones ha entregado unas 82.000 tabletas a más de 1.000 sedes educativas y, poco a poco, está familiarizando a docentes y alumnos con estos aparatos. El Colegio de Inglaterra, en Bogotá, empezó este proyecto en agosto de 2013 y hasta la fecha ha sido un éxito. Para Yolanda Ramírez, directora de tecnologías de ese plantel, las tabletas motivan a los alumnos a estudiar y resulta más cómodo pues no tienen que “cargar tantos libros pesados en la maleta ni rayarlos. Todo lo hacen en el iPad”. Juliana Mojica, estudiante de noveno grado señala que “con los iPad interactuamos permanentemente con nuestros compañeros y profesores. Además, aprendemos de varias maneras a las que no estábamos acostumbrados, lo cual es muy divertido”, señala.

Hay un sinfín de aplicaciones que resultan idóneas para el aprendizaje, pero las de idiomas o matemáticas registran mayor número de descargas en las tiendas digitales. Esto, sumado a las múltiples funciones de la tableta como grabar audios, videos, imágenes y la conexión a internet, permite tener acceso a mucha más información relativa al tema de la clase y en diferentes formatos. “Aprenden a hablar en público, documentar, argumentar y escribir mejor. El hecho de que sea un medio audiovisual es muy atractivo”, afirma Isabel Camacho, directora del programa Ondas de Colciencias.

Según Andrés Chiappe, docente e investigador de la maestría de Informática Educativa de la Universidad de La Sabana, utilizar estos dispositivos le ofrece al estudiante una serie de herramientas que le ayudan a ser más eficiente. Aplicaciones como Evernote les dejan tomar notas en clases de forma más clara y documentar mejor lo que aprenden. “Hay un abanico de opciones y el proceso es interactivo, didáctico, veloz y preciso. El material que hay en la red y la posibilidad de compartirlo con los compañeros y docentes enriquece el aprendizaje”, dijo Chiappe a SEMANA.

Wilfred W. Fong, de la Universidad de Toronto, ha llamado aulas 3.0, es decir, de tercera generación a este proceso de transformación educativa. Los salones de la primera tenían tablero y tiza, los de la segunda usan computadores y en los de tercera predominan las tabletas y teléfonos inteligentes. Estos forman parte del M-learning (mobile learning), el modelo educativo en el que los estudiantes y los profesores tienen una tableta mediante la cual acceden a todo el contenido de

la clase. Además, en este escenario surgen nuevos conocimientos sobre la marcha debido a que es un “esquema horizontal de diálogo donde el docente y los alumnos están en igualdad de condiciones y aprenden paralelamente”, afirma Camacho.

Otra ventaja de las tabletas es que los padres pueden involucrarse más y acompañar a sus hijos cuando hacen tareas en casa. El Colegio Hove Park en Sussex, uno de los mejor calificados de Reino Unido, adoptó en 2011 los iPad como requisito para las clases. Después de tres años el colegio ha mejorado sus resultados en las pruebas de Estado y según Derek Trimmer, miembro directivo de la institución, el secreto ha sido que usan estos dispositivos dentro y fuera de las aulas. “Lo que más nos sorprendió fue el impacto que tuvo para muchos llevarse el trabajo a casa y compartirlo con sus padres”, señaló al diario The Daily Telegraph. Aunque a algunos les preocupa que estos recursos puedan volver perezosos y distraídos a los estudiantes, hay filtros de seguridad para bloquear los contenidos inapropiados. Siempre que haya un acompañamiento adecuado, los alumnos pueden adquirir más autonomía y ayudar a sus compañeros y profesores a reforzar sus habilidades con las nuevas tecnologías. “El objetivo es integrar y usar la tecnología para mejorar la pedagogía. Aunque la transición toma tiempo, lo más importante es que hasta ahora todos han mostrado su agrado con la metodología”, señaló Ramírez.

Según Do-Hyun Kim, maestra de Diseño de Medios Digitales de la Universidad de Nueva York y autora del estudio The Potential Influences on Pedagogics by Introducing iPad for Smart Education, hace dos años la mayoría de los profesores a los que les habló en conferencias sobre la iniciativa veían como una idea descabellada. Sin embargo, un año después varios colegas “me escribieron para que les explicara más cómo usar aplicaciones en sus clases”, dijo a SEMANA. Lo más importante es que los profesores se capaciten para “rediseñar los currículos y reconocer el uso pedagógico de los dispositivos móviles que poco a poco van a reemplazar los computadores”, señala Chiappe.

Aunque aún hace falta camino por recorrer para que el iPad o las demás tabletas lleguen a la mayoría de instituciones académicas por los costos, los avances que ha habido hasta la fecha son promisorios. Varios países como Corea del Sur o Estados Unidos han invertido para este fin y esperan que entre 2015 y 2017 todos los estudiantes los tengan entre sus útiles escolares.

Sam Gliksman, autor del libro iPad in Education For Dummies, afirma que la tecnología les permite a los estudiantes explorar y conectarse en una sociedad que demanda cada vez más nuevos modos de aprendizaje y enseñanza. Obviamente este no es el único factor que influye en los resultados y el rendimiento académico, pero sí puede ayudar a potenciarlos. “Es indispensable ofrecer a los jóvenes un sistema educativo que satisfaga las necesidades de la sociedad del siglo XXI y las tabletas son clave en ese proceso”, concluye Gliksman.

Fuente original: http://www.semana.com/tecnologia/novedades/articulo/tabletas-ayudan-que-los-estudiantes-tengan-mejores-notas-en-el-colegio/371932-3

“Cariño, he encogido la mochila de los niños/as”

Apps educativas con el iPadLa era post-PC avanza que es una barbaridad y es algo más que palpable con el inicio del nuevo curso. Cientos de desarrolladores han creado una enorme variedad de apps que hacen del iPad un perfecto compañero de estudios. La popular película de Joe Johnston permite comparar la mochila habitual de un estudiante (de principios de la década de los 90) y la de un alumno/a que empieza el nuevo curso con un iPad: la mochila es ahora muchísimo más pequeña y ligera, gracias a los apenas 600 gramos del iPad 2; lo demás, son apps.
Veamos algunos ejemplos. La calculadora es reemplazada por la sencilla calculadora inteligente Calcbot, o por la sofisticada calculadora gráfica Graphing Calculator. La agenda para anotar clases y tareas es ahora una app como Awesome NoteInClass o la popular iStudiez Pro. Para tomar notas o hacer bocetos a mano alzada hay apps como Noteshelf o Penultimate, que pueden ser utilizadas con el dedo o con un lápiz específico para la pantalla del iPad. Y Pages iA Writer son perfectas para redactar y poner a punto los trabajos de clase.
Los cuadernos de dibujo y los lápices de colores son ahora prácticas apps como las populares BrushesArtStudio o SketchBook Mobile. ¿Para la clase de música? Nota Scales and Modes ayudarán al alumno/a en estas tareas. Y para practicar lo aprendido, hay decenas de apps con instrumentos virtuales como GarageBandPiano Virtuoso.
Libros y enciclopedias tienen también su expresión digital en la nueva mochila. La app Articles es un premiado lector de Wikipedia para tener las respuestas al instante. The Elements es una de las mejores tablas periódicas interactivas. Star Walk es una sorprendente guía para estudiar astronomía; DK The Human Body una espectacular app para estudiar el cuerpo humano; y Mitosis permite estudiar la división celular por medio de imágenes. Con Intro to Math repasar los rudimentos de las matemáticas se convierte en un juego, gráfico e intuitivo. Exito en Primaria ayuda a aprender Matemáticas, Inglés o Alemán de manera divertida. Y Algebra Touch es un buen recurso para refrescar los fundamentos del álgebra.
Más información sobre las apps para la vuelta al cole: están agrupadas en Herramientas para Estudiar, Ciencias, Matemáticas, además de Arte y Creatividad; para facilitar su búsqueda también están ordenadas alfabéticamente.
Graphing Calculator (calculadora gráfica): 1,59 euros
Awesome Note (para combinar notas y tareas) 2,99 euros
InClass (organizador para estudiantes): gratuita
iStudiez Pro (agenda para estudiantes): 2,39 euros
Noteshelf (para tomar notas y hacer bocetos a mano alzada): 0,79 euros
Pages (para crear documentos y trabajos de gran riqueza gráfica): 7,99 euros
iA Writer (para redactar y poner a punto los trabajos de clase): 3,99 euros
ArtStudio (para dibujar y pintar): 2,39 euros
SketchBook Mobile (avanzadas herramientas para dibujar): 1,59 euros
Nota (para aprender música): 2,39 euros
Scales and Modes (para aprender música): 1,59 euros
GarageBand (instrumentos virtuales y estudio de grabación en el iPad): 3,99 euros
Virtuoso (para aprender a tocar el piano): gratuita
Articles (lector de Wikipedia para tener la respuesta al momento): 2,39 euros
The Elements (tabla periódica interactiva): 7,99 euros
DK The Human Body (para estudiar el cuerpo humano): 10,99 euros
Mitosis (para conocer todo sobre la división celular): gratuita
Intro to Math (repaso de matemáticas): 3,99 euros

Fuente original: http://www.educaciontrespuntocero.com/noticias/carino-he-encogido-la-mochila-de-los-ninosas/3154.html

RE EDUCAR, REDES SOCIALES EN EL APRENDIZAJE

twiterland
Uno de los grandes desafíos de la Educación actual es adecuarse a las necesidades y demandas de las nuevas generaciones, criticas, opinantes, informadas y tecnológicas.
Esta realidad es palpable al conversar con docentes aula que reconocen las dificultades cada vez mayores para re encantar a los alumnos, que se aburren con facilidad, todo lo googlean, por ende lo comparten, unidos al celular como si fuera una extensión de su brazo y enREDados, ya que viven en redes sociales.
Y si ese es su espacio natural ¿por qué no trasladar la sala de clases al mundo virtual?
Primero motivaríamos a los alumnos(todo pedagogo sabe el poder que tiene). Facebook, Twitter, Instagram, Pinterest, Google Plus, YouTube, aportarían al aprendizaje y con ello, la experticia que han adquirido los jóvenes, en tantos años conectados.
Potenciaríamos el trabajo autónomo, pasaríamos a ser monitores de un proceso liderado por los alumnos, fortaleciendo la discriminación y creación de contenidos.
Daríamos paso a un trabajo colaborativo, donde aprenderían desde pequeños a asumir la importancia de crecer en equipo, compartiendo, desarrollando habilidades para la vida, empatía, respeto, diversidad, dialogo.
Identificaríamos lo que les apasiona a nuestros alumnos, lo que los hace diferentes y entregaríamos un espacio para que fortalezcan sus opciones. Cuantos todavía, recuerdan los sueños infantiles, ahora con los medios digitales, pueden hacerlos realidad.
Monitorearíamos el proceso aprendizaje, de tal manera que ningún alumno quede fuera de ella, se acabarían, los “no pueden”, o lo que es peor “no se la pueden”. Pues lograríamos establecer mecanismos eficientes para resolver dudas y errores y así lograr que todos llegaran a la meta.
Invitaríamos a los padres a participar, los grandes olvidados y que sólo son llamados a las reuniones de curso o recibir notas. Un padre participativo sólo puede potenciar la Educación de su hijo.
Los beneficios son infinitos y exponenciales al buen uso de las redes sociales.
Trabajo hace cinco años con ellas y veo día a día alumnos crecer, desarrollarse y hacer sus sueños realidad, generando comunidad y fortaleciendo la solidaridad y el emprendimiento social.

Fuente original: http://marcelamomberg.wordpress.com/2014/02/04/re-educar-redes-sociales-en-el-aprendizaje/

Actividad códigos QR y iPad: CSI en el aula

En varias ocasiones os hemos presentado algún post sobre los códigos QR (quick response barcode) y el iPad. Muestra de ello son los siguientes posts. Para los menos conocedores delos códigos QR les recomendamos el post : Códigos QR y uso del iPad en el aula. Otro post interesante relacionado con los códigos QR y el iPad es: iPad y Educación Física: Apps y códigos QR.
En el post de hoy les presentamos una excelente actividad realizada por el profesor Jarod Bormann y su alumnado. La actividad consiste en la simulación de una escena del crimen, en la que los alumnos se encuentran pistas (códigos QR). Cada alumn@ de manera individual recorre la escena del crimen con su iPad y debe de resolver el caso. En el siguiente documentopodrán ver uno de los trabajos realizados por una alumno.
Os hemos añadido un vídeo muy bien editado que ilustra a la perfección la realización de la actividad en el aula. Por cierto, es interesante ver como los alumn@s caminan con el iPad en las manos durante la actividad de enseñanza-aprendizaje.
iDidactic quiere felicitar a Jarod por la creatividad didáctica en el uso de los códigos QR y el iPad.
¡Congratulations Jarod!

Fuente original del artículo