hay tanto ruido…

Hay tanto ruido en nuestra cultura, que muchos han dejado de escuchar… El reto está, pues, en convertir el ruido en sinfonía… convertir el caos en sinfonía, el grito en susurro…

imagine a world…

Supongo que, quien más quien menos, ha pensado en un mundo mejor, más justo, más solidario… Quizás no tantos han conseguido dar el paso, salir de su área de confort y saltar de la comodidad del sofá.

Seguiremos

6 Apps para componer y editar partituras

Los docentes de música estamos constantemente escribiendo partituras, realizando arreglos de canciones, componiendo melodías, elaborando diversos ejercicios relacionados con el lenguaje musical, etc. Por eso, nos interesa conocer programas y aplicaciones web que nos faciliten esta labor. En Educa con TIC ya he publicado dos artículos relacionados con este tema: “Creando melodías con MuseScore” y “Noteflight, la escritura musical 2.0“. En los dos artículos se trata el tema de los editores de partituras musicales,  el primer artículo se centra en un programa que instalamos en el ordenador y el segundo, por el contrario, se centra en una herramienta online en la cual, además de escribir partituras, se pueden compartir con otros usuarios. Es interesante contar con otras alternativas que completen la función de estas herramientas y por eso, llega el momento de hablar de las aplicaciones para dispositivos móviles.
Actualmente muchos de los profesores y alumnos tenemos móvil Android y, en algunos casos, contamos con un dispositivo Apple, iPhone o iPad. Por eso, tenemos que buscar y seleccionar algunas aplicaciones que nos faciliten la escritura musical. ¿Vamos a ello?
Las aplicaciones que os voy a mostrar en este artículo son seis, tres de ellas para Android y otras 3 para IOS. Algunas son gratuitas, otras son de pago, algunas tienen versión web lo cual las hace muy útiles para el trabajo con los alumnos, otras ofrecen partituras ya editadas, en otras se puede acceder a las partituras de otros usuarios, etc. Pero lo importante es que todas son útiles para trabajar la escritura del lenguaje musical y para crear partituras. Otra idea fundamental a la hora de usar estas Apps es que nuestros alumnos las utilicen de forma natural para diversas actividades de clase y, de esta forma, se familiaricen con la escritura musical y la composición de ritmos, melodías, etc.  desde sus dispositivos móviles. 
En cuanto al sistema IOS, estas son las Apps seleccionadas: NotionScorio Music Notator Maestro para iPad e iPhone.  Aunque hay muchas más, como es el caso de Symphony Pro  (comparable con editores profesionales como Finale o Sibelius), he seleccionado estas tres porque he tenido oportunidad de probarlas y ver cómo funcionan a nivel educativo. Vamos a ver las características de cada una de ellas.
NOTION
Notion es una App de pago (8,99 Euros) para iPad. Es fantástica para escribir música, elaborar partituras y todo tipo de actividades que estén relacionadas con la escritura y el lenguaje musical. Con Notion la escritura musical es fácil, rápida y sus archivos son compatibles con otros editores de partituras (tanto programas como editores online). De todas las aplicaciones que he probado, Notion es la más completa y profesional. Con Notion realizamos el proceso completo: Creación de partitura nueva, edición de dicha partitura siempre que queramos y exportación de la partitura en diferentes formatos. Además, la aplicación ofrece partituras ya escritas para reeditarlas o utilizarlas en nuestras clases de música.
La aplicación es muy sencilla de manejar, para comenzar abrimos una nueva partitura (New Score), ponemos el título y seleccionamos los instrumentos o voces. Después, la escritura se realiza con el teclado o directamente en el pentagrama. En el escritorio aparecen todas las opciones para la edición musical: figuras, silencios, signos especiales, alteraciones, compases, texto, escritura a dos voces en el mismo pentagrama, acordes, tablaturas de guitarra, etc. En la siguiente captura de pantalla podéis ver algunas de estas  herramientas.
Una vez que está terminada la partitura podemos guardarla en la propia App y en Dropbox. Se puede exportar en varios formatos: XML, PDF, MIDI y enviarla por correo electrónico. El archivo XML es compatible con MuseScore y Noteflight, los editores mencionados anteriormente y recomendados para el trabajo en el aula. 
SCORIO MUSIC NOTATOR
Scorio es también una App de pago aunque más económica que Notion (3,59 Euros). Es una aplicación interesante porque tiene versión web, eso significa que podemos escribir música desde el iPad o de forma online pudiendo acceder y trabajar nuestras partituras de ambas maneras. Para conectar la aplicación con la web debemos registrarnos completando los datos que habitualmente solicitan las herramientas 2.0.
Podemos escribir partituras fácilmente haciendo clic en “File/New Score” y seleccionando la plantilla instrumental o vocal que queremos: Solo, Violín, Piano, etc. La aplicación funciona de forma similar a un programa, en la parte superior están las opciones y herramientas para escribir los signos musicales. Algunos de los servicios son solo para versión web, por eso es interesante combinar la utilización de ambas versiones. Una de las ventajas de Scorio es que podemos probarla online sin registrarnos para ver las cualidades y para realizar ejercicios básicos y guardarlos como capturas  de pantalla. Scorio, al ser comunidad 2.0, ofrece la posibilidad de buscar partituras de otros usuarios y compartirlas en la red.
Con Scorio Pro mejora bastante la aplicación y se puede convertir las partituras en PDF, transportarlas y exportarlas como MIDI.
MAESTRO
Maestro es una app muy económica (0.99 $) para iPhone utilizable en iPad. Al ser gratuita se notan las deficiencias con respecto a las apps anteriores, pero puede resultarnos útil para los alumnos que dispongan de iPhone y que se inicien en la escritura musical. Es muy sencilla de manejar, las notas se escriben haciendo clic en el pentagrama que va avanzando automáticamente a medida que completamos los compases.
Solo ofrece dos opciones de instrumentos, pentagrama agudo y grave (en clave de Sol y Fa). Para cambiar el compás hacemos clic en el numerador o denominador del compás. Las tonalidades las cambiamos activando el sostenido o bemol las veces necesarias hasta elegir la que queremos. Una de las ventajas de esta aplicación es que tiene un tutorial con las explicaciones de las posibilidades de la App que, aunque está en inglés, es bastante práctico. Tengo que reconocer que en las pruebas que he realizado no he conseguido exportar las partituras pero en las opciones aparece la exportación como archivo XML.
Continuamos ahora con las aplicaciones para dispositivos Android. Las tres aplicaciones que he seleccionado con gratuitas y pueden resultar muy prácticas para el uso de los alumnos, aunque dos de ellas tienen el inconveniente de que no es posible la exportación y  envío de los archivos. Estas son las características de cada una de ellas.
MAESTRO
Maestro es una app gratuita para Android. Esta app me ha gustado bastante y la veo adecuada para alumnos principiantes en editores de partituras ya que es fácil e intuitiva. También puede resultarnos muy útil para que los alumnos conozcan los principales elementos del lenguaje musical, es muy básica y clara. Con Maestro podemos escribir partituras en diferentes compases, añadir puntillos, ligaduras y alteraciones a las notas que vamos escribiendo. A medida que avanzamos la aplicación añade automáticamente los compases. También es posible escuchar las melodías que escribimos y guardar los archivos en la aplicación aunque el inconveniente que veo es que las partituras creadas no se pueden exportar. No obstante, es fantástica para realizar pequeñas composiciones y ejercicios creativos relacionados con el lenguaje musical.
ENSEMBLE COMPOSER
Ensemble Composer es otra app gratuita para editar y crear partituras con dispositivos Android. Es más completa que Maestro ya que se pueden exportar por correo electrónico los archivos de las partituras creadas en formato MIDI y XML. Esto amplía las posibilidades educativas ya que podemos compartir las partituras y proponer tareas en clase y en casa. Además, ya os he omentado que los archivos XML son compatibles con otros editores de partituras como Noteflight.
El uso de Ensemble Composer es sencillo. Abrimos la aplicación y para comenzar a crear una partitura ponemos título, compositor y copyright. Accionando las flechas inferiores configuramos los elementos principales: instrumentos, compás, tonalidad y tempo. Para escribir los signos musicales, lo hacemos simplemente haciendo clic con los dedos en la pantalla. Esta app cuenta con varias herramientas para añadir puntillos, alteraciones, matices dinámicos y otros signos especiales. Merece la pena dedicar un tiempo a conocer esta interesante aplicación.
MUSICAL NOTEPAD FREE
Musical Notepad Free es otra app gratuita para dispositivos Android. Es la menos intuitiva y más limitada de las tres presentadas aquí, aunque puede resultar muy útil para comenzar a escribir música con el móvil. Su uso es sencillo, al abrir la aplicación vemos por defecto un doble pentagrama (piano) en el cual podemos escribir diferentes notas. Al igual que en otras apps solo tenemos que hacer clic en la pantalla para escribir música. Para cambiar las figuras y otros detalles musicales debemos accionar las teclas derecha e izquierda del móvil para acceder a ellas. Musical Notepad Free no permite exportar las partituras aunque si se pueden guardar como archivos MIDI, esto limita el envío y muestra de las partituras y ejercicios pero no impide que se realicen actividades durante la sesión de clase.
Tengo que decir que el mundo de la apps es inmenso, casi infinito porque cada día aparecen nuevas aplicaciones con la intención de facilitarnos el trabajo. Estas 6 aplicaciones son solo una pequeña muestra de la gran oferta que hay. Por eso, el objetivo del artículo es simplemente abrir un camino con nuevas posibilidades para escribir música y elaborar material didáctico para nuestras clases. Como curiosidad os dejo una App gratuita para iPad que nos ayuda a escribir los signos musicales al estilo tradicional, como si fuera una caligrafía. La imagen de cabecera del artículo es el escritorio de esta original aplicación llamada “Writing Music“.
Como despedida me gustaría mostraros una selección fantástica de Apps musicales para iPad. Es una presentación que muestra el gran abanico de las aplicaciones que hay, no solo para escribir música sino para crearla, leerla, trabajar el lenguaje musical, improvisar, etc. Es un trabajo estupendo de Antonio Domingo, percusionista y profesor de música en la Escuela Municipal de Música “Gratiniano Martínez” de Villacañas (Toledo). Esta es la presentación que Antonio utilizó durante su conferencia “Las TIC en la creación de materiales educativos musicales” en la Jornada sobre Materiales Didácticos Musicales con TIC  que se celebró el día 10 de noviembre en el Kursaal de Donostia (Gipuzkoa). Yo también tuve la suerte de ser invitada a esta jornada y pude disfrutar en vivo de este interesante trabajo. ¡Enhorabuena Antonio!

Fuente original del artículo

un mundo más… mundo

¿Y si todos fuéramos capaces de poner lo mejor de nosotros a disposición de todos?

Quizás mi familia sería un poco más… familia…
Quizás mi escuela sería un poco más… escuela…
Quizás mi trabajo sería un poco más… trabajo…
Quizás mi vida sería un poco más… vida…

Quizás el mundo sería un poco más… mundo….

de tiendas por Madrid

No hace mucho estuve “de compras” por Madrid. Una tienda tras otra durante un buen rato… Al cabo de un tiempo, empecé a hacerme consciente de algo que me había pasado desapercibido. Cada tienda la vi concebida como una “experiencia multisensorial”. ¿Desorbitado? No sé si suena a mucho, o no… pero… a me lo parecía.
Quizás sea una obviedad para quien se encarga a esto de la publicidad, marketing o al diseño, quizás una tontería para otros… pero creí ver, en cada establecimiento, un lenguaje que hablaba del producto a vender. Y que hablaba muy claro, y de manera muy diferente a la tienda de al lado. Los colores de las paredes, el nivel y el tipo de iluminación, el estilo de música que sobaba, cómo estaban colocados los productos, el equilibrio entre espacios vacíos y ocupados, los uniformes o no de los dependientes… todo hablaba del producto.
Sólo hago un subrayado que me llevo y me quedo (y comparto). Lo más común era: poca luz, música trance, colores eléctricos y pantallas de plasma. Miro los espacios en los que convocamos a jóvenes y… los veo muy iluminados, con música ambiental “de dormir” y colores pastel… normal que “no vendamos” nuestro “producto”… ¿no?